Arafo se vistió de tradición.