El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria concluye el derribo del viejo paseo de la Cícer para acabar con el desnivel y ganar 2.500 metros de playa.