El Parque Nacional del Teide instala una red de grandes vallados para la protección de la flora autóctona.