El timple más solidario suena en Icod de los Vinos.