La cultura realejera brilló con luz propia homenajeando a las islas con Silba y Re-cuerda en el Auditorio de Tenerife.