La Film Commission promociona por primera vez La Palma en el Festival de Cine Fantástico de Sitges.