La fusión de tradición y tecnología propicia un escenario de fantasía para el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife