La Isla de La Palma se convierte en el gran foco de atención como plató de rodajes en el marco del Festival de Cine de Málaga.