La Palma recibe los primeros vuelos procedentes de Londres y Zurich de la temporada de invierno.