La Pasión de Güímar brilla con luz propia.