Machado se convirtió ayer en punto de encuentro de las tradiciones y la cultura canaria.