Pestana defiende que el crecimiento económico al que aspira La Palma tiene que ser “respetuoso con la naturaleza y una apuesta por la justicia social”.