Santa Cruz de Tenerife recrea el desembarco británico en la ciudad y los combates en las fortificaciones.