Vecinos anónimos decoran con flores y coronas las lápidas sin nombre del cementerio de Antigua.