Actualidad

El grupo nacionalista propone buscar vías para paliar los efectos que la ejecución de estas obras tendrán en el tráfico, en la economía y el ocio de la zona, en otros aspectos

 

02.04.2021 | San Cristóbal de La Laguna

El grupo municipal de Coalición Canaria-PNC en el Ayuntamiento de La Laguna lleva al pleno, que se celebra el próximo 8 de abril, una moción en la que solicita que se inicie un proceso abierto de participación con todas las partes implicadas y afectadas por la futura obra del Dique de Bajamar, a fin de empezar a trabajar en la identificación de los problemas que se puedan suscitar y las alternativas posibles para darles solución de manera previa al futuro desarrollo de las obras.

Además, se solicita la adecuación de una zona de aparcamientos cercana, no solo para los vecinos y vecinas, sino para los visitantes, y más teniendo en cuenta la probabilidad de que estas obras se ejecuten durante los meses de verano. En el punto tres de la moción se pide la delimitación de la zona de la Avenida del Gran Poder para que la subida y bajada de los camiones no obstaculice el tráfico de la misma, pudiendo ser parte de ella transitada por los vehículos como en la actualidad.

En la exposición de motivos de la moción se recuerda que el pasado mes de febrero de 2019 se procedió a iniciar el proceso de licitación de manera urgente para el Dique de Bajamar por un importe de 1.399.250,52€, un procedimiento que quedó desierto después de que se le requiriera una aclaración a la única empresa que se presentó al concurso, emitiendo la misma una respuesta negativa, por lo que se tuvo que volver a iniciar otro proceso de contratación.

El objetivo era la mejora de la protección de la defensa de la zona para evitar los continuos embates del oleaje y los cuantiosos daños que produce cada vez que se suceden. El proyecto contempla la creación de un talud de hormigón con bloques de 30 toneladas de peso. Para la construcción de estos bloques de hormigón se requería contar con un gran espacio localizado una parcela de propiedad municipal de 5.000 metros cuadrados, ubicada a un kilómetro de distancia de la zona de intervención y con acceso directo desde la rotonda de Laguna Mar, en la carretera TF-13.

Con esta nueva estructura se considera que se permitirá reducir entre un 45 y un 65% el volumen de reboso del agua, así como de las olas en caso de temporal y la velocidad de las mismas, a la vez que amortiguar los impactos y reducir las presiones generadas sobre el dique. Además, también se contemplaba en el proyecto de esta obra la creación de un canal para embarcaciones de emergencia y adecuar la playa mejorando su accesibilidad.

El grupo nacionalista recuerda que en mayo de 2019 se declara desierta la licitación por parte del Consejo de Gobierno del Cabildo, pero después de un proceso electoral con cambios de gobierno, no se ha sabido nada más del nuevo proceso de contratación del mismo, hasta hace algunas semanas donde se anunciaba, por parte del Cabildo de Tenerife que se volverá a iniciar el proceso de licitación de manera urgente en el mes de abril.

Conociendo el proyecto y su evidente repercusión negativa en la zona durante el desarrollo de las obras, desde el grupo municipal de CC-PNC y escuchadas las valoraciones de representantes vecinales, se considera necesario valorar todos los escenarios posibles y buscar la manera de paliar los efectos que la ejecución de estas obras tendrán para la zona, desde todos los aspectos, ya sea económicos, de ocio, etc.

Es necesario tener en cuenta la limitación en el aparcamiento, ya que la misma se debe efectuar en el período de más tránsito de vehículos de la zona, así como la fluidez en el tráfico, o las entradas y salidas de garajes.

Otro de los puntos que se debería analizar son los efectos sobre el sector de la hostelería, principalmente en aquellos establecimientos más afectados y buscar posibles soluciones a priori.

El grupo nacionalista propone buscar el consenso con los posibles afectados, mantener reuniones de trabajo con vecinos y vecinas, empresas y las administraciones con responsabilidad en el proyecto, para poder adoptar tomar una serie de decisiones que alteren en lo menos posible, a la vida normal del pueblo de Bajamar que se vería reforzado cuando esta obra pueda culminar.

 

Imagen: Encuentro en Bajamar | CEDIDA