Actualidad

El sindicato denuncia ante la Inspección de trabajo de Santa Cruz de Tenerife los incumplimientos existentes en el Ayuntamiento tinerfeño de Tacoronte

14.04.2020 | Santa Cruz de Tenerife

El sindicato denuncia ante la Inspección de trabajo de Santa Cruz de Tenerife los incumplimientos existentes en el Ayuntamiento tinerfeño de Tacoronte, y ello, a pesar de que los propios representantes de los trabajadores han solicitado en reiteradas ocasiones que se toman las medidas oportunas de prevención de riesgos a consecuencia de Covid-19.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha presentado en esta mañana una denuncia, ante la Inspección de Trabajo, por la falta de material de protección individualizada (EPIs) con los que cuenta la totalidad de miembros de la policía local del municipio, quienes se ven cada día expuestos a contagios a consecuencia de la dejadez política en esta materia.

Tal situación está provocando situaciones muy tensas entre los miembros de la policía local y los propios mandos de la policía y corporación actual, acentuada además en este caso, por la falta de tan siquiera una contraprestación económica como marca la ley, en cuanto a peligrosidad, penalidad o turnicidad. En la mayoría de las ocasiones los propios policías locales son los que se tienen que buscar los medios para evitar contagios, ya sea a través de amigos y conocidos o a través de vecinos del municipio que prestan su ayuda desinteresada al verlos en la situación en que se hallan: “desprotegidos ante un verdadero bicho”.

En concreto desde los servicios jurídicos del sindicato CSIF se ha denunciado que el Ayuntamiento no cuente con un plan actualizado en materia de prevención de riesgos ante casos como el actual, ni tan siquiera se ha preocupado por evaluar de forma correcta e individualizada los riesgos profesionales de los policías locales del municipio, la insuficiencia de medios de protección entregados, o la falta de formación e información de los empleados para prevenir contagios. Además, tiene especial particularidad el hecho de que no se ha venido cumpliendo con los mandamientos realizados desde la Consejería de Sanidad, siendo a todas luces preocupante el estado actual en que se halla la totalidad de la plantilla, lo que puede provocar en un muy corto espacio de tiempo, contagios y por ende, bajas laborales de una plantilla ya de por sí insuficiente, dejando como punto para la reflexión la posibilidad real de que el municipio se llegue a ver sin presencia policial en las calles a consecuencia directa de no haberse protegido a los policías locales cuando se debía de haber hecho.

Continúa así la polémica existente en muchos ayuntamientos del archipiélago, en la que la falta de medios para el personal de “primera línea de combate”, como es el caso de los policías locales, parece ser una cuestión de menor importancia para la parte política, dejando a los mismos indefensos ante una realidad que se ha llevado ya por delante la vida de más de 18.000 ciudadanos.