Actualidad

El reloj del Mercado fue fabricado en torno al año 1940 en la fábrica Viuda de Murua, de Vitoria y cuenta con una esfera de latón con números árabes y una maquinaria de fabricación industrial

24.05.2018. Santa Cruz de Tenerife

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife trabaja en estos momentos en la restauración de la maquinaria original del reloj de la torre del Mercado Nuestra Señora de África, en el marco del convenio con la fundación del Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio (CICOP). El objetivo es que la maquinaria de este reloj se pueda exhibir en una vitrina ubicada en la planta baja del Mercado, en coincidencia con el 75 aniversario de la recova, según explicó hoy la concejal de Patrimonio Histórico, Yolanda Moliné.

La responsable de esta área municipal, junto a la concejal de Seguridad y primera teniente de alcade, Zaida González; la presidenta de la Cooperativa del Mercado, Estefanía Hernández, y el restaurador Avelino Moreno, visitaron hoy el aula del Museo Municipal de Bellas Artes, donde se ha trasladado provisionalmente la maquinaria.

Moliné explicó que la actuación se enmarca en una iniciativa de la Concejalía de Patrimonio Histórico para la restauración o puesta en valor de lo relojes históricos que se ubican en edificios municipales, como el del Palacio de Carta o el de la antigua Escuela de Artes Aplicadas en Ireneo González.

La concejala subrayó que el patrimonio cultural no solo está conformado por el monumental, sino también por los bienes muebles, como en este caso. Es precisamente esta convicción la que mueve a la Concejalía a poner en valor estos elementos patrimoniales “que deben ser conocidos y puestos a disposición del público”.

El reloj del Mercado fue fabricado en torno al año 1940 en la fábrica Viuda de Murua, de Vitoria y cuenta con una esfera de latón con números árabes y una maquinaria de fabricación industrial. La maquinaria cuenta con un sistema motriz de pesas, de un día de duración y sonería a horas y a medias, con una campana y sistema de rueda de caracol.

La máquina, que fue en su momento retirada de la torre, se almacenó en una dependencia del mercado.

Moreno precisó que la restauración se dividirá en tres fases. En primer lugar, se desmontará por completo la máquina para el tratamiento individual de cada una de sus piezas, eliminación de la suciedad, óxidos y lubricantes secos. Luego se revisará cada una de esas piezas para detectar posibles desgastes, deformaciones, roturas o falta de alguna de ellas que, en su caso, se repararán. Finalmente se restaurará la capa pictórica del bastidor y se procederá al montaje, engrasado y puesta a punto de la máquina, para la puesta en marcha del reloj.

Palacio de Carta e Ireneo González

Por lo que respecta al reloj del Palacio de Carta, está en su emplazamiento original, un pequeño cuarto bajo la cubierta del edificio dedicado a dar servicio al reloj. Está aparentemente en muy buen estado y solo haría falta acciones de limpieza y ajuste para su puesta en uso de nuevo.

Los expertos aconsejan que en la rehabilitación del edificio se contemple la recuperación y puesta en uso de este reloj que, además, tiene el valor añadido de su emplazamiento en el edificio que lo hace perfectamente visitable.

En cuanto al reloj del centro municipal de Ireneo González, se encuentra fuera de uso dado que en su día fue sustituido por un reloj eléctrico. La maquinaria del reloj está en su emplazamiento original bajo el tejado de cubierta y, aparentemente, está en buen estado y tiene intactos el complejo sistema de poleas y contrapesos que le servían y que se encuentran detrás del escenario del Salón de Actos de la planta alta.

Se trata de un reloj de calidad de principios del siglo XX, probablemente de fabricación francesa. También en este caso se debería tener en cuenta la presencia de la maquinaria del reloj y los contrapesos, con el fin de su puesta en valor. Desde el área de Patrimonio Histórico se sugiere la retirada de la maquinaria antigua del reloj y su posterior restauración y puesta en valor.