Actualidad

Bajo la presidencia de la alcaldesa, Patricia Hernández, una representación del equipo de gobierno y de los trabajadores municipales se han concentrado a las puertas del Palacio Municipal, cuyas banderas oficiales ondearán a media asta durante 10 días

27.05.2020 | Santa Cruz de Tenerife

La alcaldesa de Santa Cruz de Tenerife, Patricia Hernández, ha presidido hoy el minuto de silencio con motivo del luto oficial declarado en memoria de los fallecidos a consecuencia de la pandemia COVID-19 en señal de duelo a las puertas del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, actual sede de la capital autónoma.

La regidora municipal estuvo acompañada por un nutrido grupo de los concejales de gobierno, así como de trabajadores y trabajadoras municipales que, guardando las distancias de seguridad y ataviados con mascarillas, expresaron con el sentido gesto todo su dolor, respeto y solidaridad para con las víctimas del coronavirus y sus familias.

Asimismo, en el Ayuntamiento de Santa Cruz las banderas oficiales ondearán a media asta y las de interior con crespones durante 10 días, en cumplimiento del luto oficial declarado en todo el país, el más largo de la historia democrática española, con el objetivo de hacer un llamamiento a la unidad nacional y dedicar un homenaje solemne, sereno y sincero a las personas que han perdido la vida a causa de la COVID-19.

El luto oficial aprobado por el Consejo de Ministros entró en vigor mediante el Real Decreto 538/2020 desde las 00:00 horas del presente día 27 de mayo y se prolongará hasta las 00:00 horas del próximo 6 de junio. A través del mismo, se insta a la sociedad en su conjunto a participar en un duelo colectivo y unitario para el recuerdo y homenaje de todas las víctimas que consolide los vínculos sociales y exprese el convencimiento de que la mejor apuesta de futuro es la valoración de los cuidados adoptados en las decisiones públicas para preservar la la seguridad de las personas ante una amenaza insólita contra su salud y bienestar.

Imagen: Minuto de silencio por las víctimas de la COVID-19 | CEDIDA