Actualidad

El consistorio ha tenido que esperar seis meses para realizar su desmonte manual por una resolución judicial para acceder a la propiedad, cuya titularidad es de múltiples herederos

17.03.2022 | Tacoronte

La Concejalía de Obras y Servicios del Ayuntamiento de Tacoronte ya ha podido comenzar los trabajos de demolición de una veja edificación, localizada en la zona alta del núcleo costero de El Pris, cuyo estado representaba un riesgo para peatones y para los inmuebles colindantes.

El edifico de dos plantas, muy deteriorado por la permanente falta de mantenimiento, ya había sufrido el desprendimiento de algunos de sus elementos, lo que había generado desde hace años la preocupación de los habitantes del lugar, sin que encontraran respuesta hasta que, “en presente mandato, como consecuencia del colapso de un pilar, lo pusieran los vecinos en conocimiento de la actual corporación, que tomó la decisión de emprender el expediente para su derribo”, señaló el alcalde del municipio, José Díaz Armas.

El mandatario municipal, que acudió hasta la zona de los trabajos acompañado por el titular de Obras, Antonio Gil Goya, recordó que al tratarse de una medida que requería de una orden judicial, ya que se precisaba de una entrada domicilia, a pesar de que el inmueble estuviese en ruinas, “se demoró el trámite unos seis meses ya que se tuvo que localizar a todos y cada uno de los herederos, pues se trata de una herencia yacente, que no había sido repartida”.

Díaz Armas indicó que este edifico “era un peligro latente en la zona, sobre el que en pasados mandatos no se puso remedio, pese a la preocupación vecinal, y cuya solución llega ahora tras la activación del protocolo de seguridad que pusimos en marcha por la caída de cascotes, procediendo al vallado y a su precinto, así como a la contratación de una empresa para llevar a cabo la demolición, cuyo inicio se ha demorado ante la espera de la autorización judicial”.

El alcalde indicó que “estas medidas se han activado una vez que tanto Antonio Gil Goya, como yo mismo, comenzamos a detentar las responsabilidades y competencias en el área de Obras y Servicios”, poniendo en marcha un expediente que no estaba abierto.

Gil Goya señaló, por su parte, que el proyecto que se está llevando a cabo consiste en la demolición del edifico y en la retirada de los escombros, “con el propósito de dejar la zona en óptimas condiciones”. El concejal explicó que tras llevar a cabo esta actuación que “se ha demorado por los innumerables trámites burocráticos que se han tenido que ir cumpliendo”, en la que también se contempla vallar la zona, para evitar el vertido de escombros.

La demolición tendrá un coste de 30.000 euros, que serán asumidos por el Consistorio local, que constarán como una carga de la propiedad, por lo están garantizados con la garantía real del registro.

Trabajos manuales

Esta demolición será completamente manual, debido al estado en el que se encuentra el inmueble, que no permite el empleo de maquinaria, así como el paso de la misma por las zonas peatonales por las que se accede.

En este sentido, tampoco es aconsejable el uso de maquinaria pesada por la cernía de inmuebles, y en lo que concierne a la retirada de escombros, “esta labor se llevará a cabo con dumper de tamaño reducido hasta unas bandejas que se instalarán en la explanada de la Cofradía de Pescadores”, señaló el alcalde, quien añadió que “el trabajo mecánico será minoritario, siendo el 70 u 80 por ciento del mismo manual, empezando por la cubierta en sentido descendente y cuya finalización se estima en unas dos semanas”.

Imagen: Trabajos de demolición edificio en El Pris | CEDIDA