Actualidad

La Corporación deberá completar en los próximos 8 años un proyecto que convierta a todas las dependencias públicas en autosuficientes, aunque la prioridad se centra ahora en los 5 edificios que más consumen

26.02.2022 | Tacoronte

Las concejalías de Medio Ambiente, y de Obras y Servicios, han completado ya la primera actuación de un proyecto que pretende completar en lo que queda de década la dotación en todos los edificios públicos de placas solares para lograr la soberanía energéticas de dichas infraestructuras públicas.

La primera dependencia pública en ser equipada con placas fotovoltáicas ha sido la Biblioteca Municipal, un inmueble en el que, además de buscar una fuente alternativa de energía, también se ha tenido que “legalizar su instalación eléctrica”, puesto que, según ha indicado el alcalde del municipio, José Daniel Díaz Armas, “nos hemos enterado de que el inmueble presentaba un defecto monumental, ya que no contaba con la legalización de su instalación eléctrica”.

En este sentido, aclaró durante una visita a las instalaciones, en la que acudió acompañado por la concejala de Medio Ambiente, Carmela Díaz Vilela, y el titular de Obras y Servicios, Antonio Gil Goya, que se ha tenido que encargar un estudio de ingeniería “para legalizar dicha instalación y poderla conectar legalmente a la red, por lo que, también se ha aprovechado la coyuntura para iniciar el plan de dotación de energía fotovoltáica de todas las instalaciones públicas”.

Díaz Armas explicó que “esta primera dotación de placas, que se han colocado en la azotea del inmueble, está compuesta por una potencia de 13 KW, con lo que se cubrirá a lo largo del día el consumo habitual de la instalación”. En este sentido, la titular de Medio Ambiente añadió que, dentro del Pacto de las Alcaldías “nos hemos comprometido a reducir en un 40% las emisiones de CO2 en el año 2030 y lograr la autosuficiencia de todos los edificios públicos en estos 8 años”.

Por ello, aclaró, junto al alcalde, que es necesario que, a partir de ahora, en cualquier actuación que se lleve a cabo en una dependencia municipal, “debemos incorporar ese concepto de autosuficiencia energética”.

Carmela Díaz Vilela señaló que el Consistorio municipal cuenta en la actualidad con cinco proyectos elaborados para los edificios públicos de mayor consumo de energía eléctrica del municipio, previa diagnosis energética municipal, entre los que figuran la Casa Consistorial y el edificio anexo, , el Mercado Municipal y tres centros educativos, los C.E.I.P Maximiliano Gil, María Rosa Alonso y Ernesto Castro Fariñas.

En este sentido, la responsable de Medio Ambiente señaló que “estas serán las actuaciones prioritarias” y explicó también de el grupo de Gobierno municipal cuenta con un estudio previo para la instalación de placas fotovoltáicas en el Polideportivo Municipal, instalación que sería sobredimensionada para que forme parte de la Comunidad Energética constituida en el municipio, de manera que pueda compartir energía con los ciudadanos que formen parte de la misma y que vivan en su entorno, cumpliendo con la normativa de autoconsumo compartido”.

Todos los proyectos previstos por el Ayuntamiento están concebidos para el autoconsumo de cada uno de estos edificios, siguiendo las pautas marcadas por el Pacto de las Alcaldías, que siguen avanzando en el concepto de autosuficiencia energética.

Antonio Gil Goya aclaró que “la obra cuenta con un presupuesto de algo más de 36.000 euros”, que según comentó, se han destinado al proyecto técnico y ejecución de las obras, que se han llevado a cabo por medio de una empresa especializada que ha realizado la instalación eléctrica y de las placas y además “de las necesarias actuaciones para cumplir con la normativa”.

El alcalde, José Daniel Díaz, añadió que “esta es una apuesta de futuro y de compromiso permanente con la sostenibilidad, única vía de salida para nuestro futuro en el que debemos proyectar para que sea factible lograr casi la mitad de ahorro de consumo energético del que realizamos en la actualidad”.

Imagen: José Daniel Díaz, Carmela Díaz Vilela y Antonio Gil Goya visitando la instalación de placas solares en la biblioteca | CEDIDA