Actualidad

El alcalde señala que con esta actuación “no se puede improvisar” y asegura que no hay otra manera de llegar a recuperar el uso público del inmueble si no es desde la solidez, pues dijo que “no valen argucias legales sin consistencia”

 

28.04.2021 | Tacoronte

El Ayuntamiento de Tacoronte, dentro de las acciones promovidas para la recuperación del antiguo molino de gofio ubicado en la calle Calvario, quiere seguir dotando de seguridad jurídica y técnica al expediente que se ha iniciado, según manifestó el alcalde, José Daniel Díaz, en la visita que se realizó este miércoles, día 28 de abril, al inmueble, acompañado por el concejal de Urbanismo, Tarsis Morales; el concejal de Personal de Oficios, Antono Gil Goya, y un nutrido grupo de técnicos municipales que desarrollan su labor en diferentes áreas municipales. 

Díaz, quien la pasada semana se reunió con la Asociación de Defensa del Molino, quiso con esta visita dar cumplimiento no solo al compromiso que acordó con los miembros de este colectivo, sino que aprovechó la oportunidad para que los técnicos conocieran de primera mano la realidad de un inmueble que cuenta con protección por parte del planeamiento municipal y que, a pesar de su deterioro, “se puedan ir ya planificando las acciones necesarias en varias vertientes”. 

Acudieron junto a los responsables públicos, el arquitecto municipal; el técnico de Patrimonio; la técnica de Disciplina Urbanística y la nueva ingeniera industrial que se ha incorporado recientemente a la corporación, de manera que se realice no solo una valoración arquitectónica del inmueble, sino también del motor con el que se movía la molienda, que es de finales del Siglo IXX y que se correspondería con los aspectos histórico-industriales. 

Así, José Daniel Díaz señaló que se trata de avanzar no solo en la parte mecánica de este elemento, que es de un gran valor y singularidad, de la que no hay muchos expedientes en Canarias, “sino también en la vertiente jurídica, para buscar argumentos legales para justificar una intervención pública en el inmueble, entre los que figura el marco legal nacional y regional en materia de patrimonio, además de otras leyes que regulan la inversión pública cuando el bien que se pretende adquirir puede tener un interés general”. 

El alcalde afirmó que “se trata de hacer un expediente que esté bien urdido y justificado, y que sea contundente, para que, cuando el Ayuntamiento intervenga, lo haga con toda la solidez necesaria”. En este sentido, el responsable público, perteneciente a las siglas de Nueva Canarias, rechazó que “en este caso se improvise o intente buscar herramientas y argucias legales sin consistencia”. 

Por ello, dijo que esta visita forma parte de la intención de su corporación, de “aportar un soporte técnico a un expediente jurídico y administrativo que queremos que salga adelante por su contundencia. Yo tengo claro -remarcó- que con el molino no se puede improvisar, y no veo otra manera de hacerlo que no sea desde la contundencia y la resistencia de ese expediento que nos lleve a la recuperación del inmueble como un molino en funcionamiento al que podamos darle una utilidad pública”.

Díaz señaló la seguridad en los contenidos jurídicos, patrimoniales e industriales es necesaria, “ya no solo para la asociación que defiende el molino, sino para ejercer nuestro compromiso de que los tacoronteros vuelva a oler a gofio en la zona”.

Imagen: Vista al Molino de Gofio de El Calvario | CEDIDA