Al Golpito

Unas fiestas dedicadas en honor a Nuestra Señora de la Candelaria

13.08.2018. San Cristóbal de La Laguna | Reportaje

Por: Rafael J. Lutzardo Gutiérrez

Un años más, el barrio lagunero de Las Gavias se engalana para celebrar sus fiestas populares en fervor de Nuestra Señora de la Candelaria. Desde el próximo martes, día 14 de agosto hasta el 25 del citado mes, el programa de actos estará enriquecido por múltiples actos religiosos; culturales, deportivos, artísticos y dedicación a los mayores. Una comisión de Fiestas representada por mujeres y hombres que un años más no han regateado en esfuerzo para que estas importantes fiestas puedan seguir consolidándose un años más, teniendo en este 2018 la prioridad de consolidar el XL aniversario de sus fiestas populares, pues aunque este año han modificado la tradicional visita a la Virgen de La Candelaria para dar un salto a Gran Canaria y visitar la Virgen del Pino, el empeño, la ilusión y el esfuerzo, no han sido en vano.

Una Comisión de Fiestas que está representada por: María Candelaria Anceume Estévez, junto con un excelente equipo de colaboradores/as, que a lo largo del presente año han venido trabajando para que el histórico barrio lagunero de Las Gavía pueda seguir conservando sus tradiciones y su propia historia, con el objetivo de que sus vecinos y las personas que lo deseen puedan disfrutar de tan arraigadas fiestas.

Breve historia:

En el 2015 el barrio lagunero de Las Gavias recuperó las fiestas después de casi ochos años de inactividad.. Una entusiasta Comisión de Fiestas Virgen de La Candelaria del Camino de las Gavias, compuesto por un grupo de personas comprometidas y trabajadoras, han sido los nuevos propulsores para que el popular barrio lagunero cuente este año 2015 con la recuperación de unas fiestas que en otra época fueron celebres e importantes para la comarca de La Laguna. La historia de este evento popular se remonta al año 1.978; cuya Virgen de Candelaria la tenía en su poder, Ángela Gutiérrez Hernández (Nina). La Morenita fue llevada al carpintero, Juan Torres Pérez, con el objetivo de hacerle una base suntuaria, y, una fiesta en su honor. Acto seguido, José Gutiérrez habló con el párroco de San Lázaro, para que diera su visto bueno. Se hizo una celebración en la pared del camino de Las Gavias, con una sábana. Así, durante dos años. En mayo de 1.980 comenzaron las sobras de la ermita. Sería el 20 de agosto de 1.978 cuando comenzaron las fiestas del popular barrio lagunero. Los padrinos de La Virgen fueron: Adoración y Bernabé. La Virgen de Candelaria fue donada a Juan Gutiérrez. Los vecinos colaboraron mucho, entre ellos: Julián Tinillo, Cirilo y Lázaro Arvelo; el cuál donó un furgón. La ermita fue construida por una grupos de vecinos: Manolo; Florentín, Juan, Honorio, Manuel, José Fajardo, Ramón, Julio, Diego y Roberto, entre otros. Más tarde, restaurada por unos entusiastas jóvenes vecinos del barrio de Las Gavias: Moisés; Miguel, José Antonio, José Luis, Andrés, Felipe, Juan, Martín y Florentín. Tras ocho años sin celebrarse las fiestas, el barrio de Las Gavia volvió a recuperarlas de la mano de la nueva Comisión de fiestas, cuya presidenta, María Candelaria Anceume, junto con un gran equipo humano, trabajaron ilusionados para que los vecinos (unos 400), pudieran disfrutar y recoger el testigo del citado evento popular, cultural y artístico.

Destacar, que La Virgen de Candelaria siempre ha salido en su recorrido, ya que de no hacerlo, el Obispado de La Laguna, la arresta durante cinco años sin salir de la ermita de las Gavias. Un recorrido que dura casi dos horas, lleno de emoción y veneración a la Virgen representativa de tan importante barrio de San Cristóbal de La Laguna. Ni que decir tiene, que el trabajo llevado a cabo por esa nueva Comisión de Fiestas del barrio de Las Gavias, fue duro y comprometido con sus gentes. Horas robadas de sus respectivas familias; reuniones, tocando puertas para pedir ayuda económica, organización, disciplina y entrega, fueron los elementos que motivaron para que el barrio de Las Gavias volviera a tener luz, color y alegría. Al igual que los jóvenes, los mayores tuvieron la oportunidad de vivir aquellos momentos mágicos y llenos se sabores tradicionales; siendo homenajeados con una gran paella y una excursión a la Basílica Nuestra Señora de La Candelaria. Sin duda, los barrios y los pueblos no pueden olvidar sus tradiciones; sus culturas populares y sus compromisos con las futuras generaciones.


Rafael J. Lutzardo Hernández

Rafael J. Lutzardo Hernández

Periodista y escritor. Actualmente colabora como columnista y realiza reportaje de sociedad en El Diario de Avisos.

Autor de numerosos prólogos de libros y programas de fiestas populares de nuestra tierra. Autor del libro "Vamos de Guachinches y otras casas de comidas"

Sígueme: