Actualidad

El Cabildo trabaja en la mejora paisajística del enlace situado en la salida 32 de la autopista del norte, la TF-5, en el Puerto de la Cruz

20.11.2020 | Santa Cruz de Tenerife

El vicepresidente primero y consejero insular de Carreteras, Enrique Arriaga, destaca la inversión de 95.600 euros en un enlace con una alta intensidad de tráfico, “muy visible, que cuenta con un palmeral de diferentes especies y que tiene especial importancia por el enclave turístico en el que se encuentra”

El Cabildo trabaja en la mejora paisajística del enlace situado en la salida 32 de la autopista del norte, la TF-5, en el Puerto de la Cruz. Según explica el vicepresidente primero y consejero insular de Carreteras, Enrique Arriaga, con esta actuación “se quiere mejorar la vistosidad y diversidad del enlace, añadiéndole nuevas palmeras, en un diseño más ordenado que armonice con lo ya existente. También se van a plantar arbustos y trepadoras que cubran el talud, aportando colorido a la zona”.

Entre los trabajos que se realizan destaca también la poda de las palmeras de gran altura, afectadas por fenómenos meteorológicos adversos este año y la cobertura de los jardines con picón rojo, atendiendo tanto a criterios estéticos como ambientales, ya que gracias a este material se produce un importante ahorro de agua y se ralentiza la salida de malas hierbas, con lo cual se reduce la frecuencia de entrada en las labores de mantenimiento.

El director insular de Carreteras, Tomás Félix García, añade que la intervención integral en esta zona tiene un presupuesto de 95.600 euros y está prevista su finalización a finales de este mes de noviembre. “Con esta actuación hemos querido mejorar este enlace que es importante en el Valle de La Orotava y que se suma a la línea de mejoras paisajísticas que se vienen desarrollando desde el Cabildo en los espacios que acompañan a los principales corredores de la isla”, afirma.

La mejora del enlace contempla también la ejecución de un pedraplén de piedra basáltica en las áreas de mayor pendiente que se integra con los colores del entorno y que, además de minimizar los trabajos de mantenimiento, particularmente complejos por la alta intensidad de tráfico, permite frenar las escorrentías de las aguas superficiales durante las precipitaciones abundantes, evitando el arrastre de finos a la calzada y, por tanto, protegiendo la plantación.

Imagen: Enlace de la TF-5 a la altura del Puerto de La Cruz | CEDIDA