Actualidad

La Institución insular trabaja en este conjunto de actuaciones que cuentan con el informe favorable de la Comisión Permanente de Espacios Naturales Protegidos de La Gomera | Imagen: Bancales del Barranco de Guadá en Valle Gran Rey

25.10.2018. San Sebastián de La Gomera

“La Gomera apuesta por la recuperación y conservación de sus bancales”. Así lo afirmó este jueves el presidente del Cabildo, Casimiro Curbelo, quien recordó que desde el pasado mes de febrero se trabaja en la redacción de un proyecto para fomentar la preservación de las terrazas de la Isla y que cuenta con una inversión de tres millones de euros.

Curbelo puntualizó la oportunidad que brinda a la Isla el ser sede del IV Congreso Mundial de Territorios de Terrazas y Bancales, porque “supone un espaldarazo para la recuperación de estos espacios, al tiempo que se programan actuaciones encaminadas a recuperar este legado que ocupa el 38% de la superficie de la Isla”. En este sentido, subrayó el trabajo y esfuerzo de los agricultores gomeros para conservarlos e indicó que la celebración de este evento abrirá un foro de investigación para determinar acciones futuras e incentivar programas adicionales vinculados con el fomento de la agricultura.

Asimismo, el presidente gomero recalcó el interés turístico que despiertan estos paisajes, principalmente en las zonas más accidentadas, y la oportunidades económicas que abre este aspecto como atractivo para los visitantes. Además agregó que “los bancales son un reflejo de la simbiosis entre sostenibilidad y desarrollo que siempre ha caracterizado a la Isla, haciendo de ellos unos paisajes vivos en los que trabajamos para su protección y conservación”.

Recordó también que el Plan Insular de Ordenación de La Gomera (PIOG) promueve los bancales como fórmula para potenciar la recolonización vegetal y reducir la erosión, siendo el único planeamiento insular que esgrime la necesidad de adoptar medidas como las previstas en este proyecto.

El programa previsto recoge 25 actuaciones en los seis municipios, centradas, principalmente, en la rehabilitación de muros caídos y la estabilización de otros con riesgo, para permitir así la recuperación de zonas de bancales y evitar el deterioro de aquellas terrazas en las que la erosión condicionan su estabilidad. Estos trabajos programados y que en algunos casos afectan a áreas protegidas, cuentan con el informe favorable de la Comisión Permanente de Espacios Naturales Protegidos de La Gomera, en la que están representadas las administraciones de la Isla, asociaciones ambientales, universidades canarias y técnicos.