Actualidad

Gracias al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y Ecovidrio el cetro se convierte en el símbolo de un carnaval más sostenible dentro de una serie de acciones para reducir el impacto de estas fiestas en el medio ambiente

05.02.2020 | Las Palmas de Gran Canaria

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y Ecovidrio, entidad sin ánimo de lucro para el reciclaje de envases de vidrio, han presentado el nuevo cetro que se entregará a la Reina del Carnaval en la gala que tendrá lugar el día 21 de febrero.

Este nuevo cetro, fabricado de manera artesanal 100% con envases de vidrio reciclado, es el símbolo más visible de una serie de acciones que se pondrán en marcha durante las fiestas para medir su impacto medioambiental en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, realizando un seguimiento y monitorizando diversos indicadores como por ejemplo el consumo de agua o la generación de residuos, entre otros.

El acuerdo de colaboración entre ambas partes recoge las medidas que se llevarán a cabo desde Ecovidrio, junto con distintas áreas municipales, donde lo más importante es realizar un estudio que permita una evaluación inicial del desempeño ambiental del evento y, si fuese necesario, plantear acciones correctoras en el futuro.

Para que la cadena del reciclaje funcione, la colaboración ciudadana es una de las piezas fundamentales y por eso mismo, se ha querido aprovechar el carnaval, considerado un evento de gran impacto mediático y social, como una oportunidad única para transmitir valores relacionados con la sostenibilidad.

Tras estudiar los diferentes momentos y escenarios en los que conseguir la mayor visibilidad, se ha elegido un elemento que vehicule dichos valores: el cetro de la Reina del Carnaval, que se erige como el símbolo de esta iniciativa. Un cetro que desde hace casi dos décadas no ha evolucionado y que ahora da un paso más, adaptándose a los nuevos tiempos y a la necesidad de un cambio en el comportamiento de los ciudadanos para preservar el medio ambiente.

El concepto de la idea creativa es de la artista grancanaria Luna Bengoechea, cuya obra ha estado expuesta en el Centro Atlántico de Arte Moderno de Gran Canaria (CAAM) o en Tenerife Espacio de las Artes (TEA), entre otros; mientras que el diseño y ejecución ha sido desarrollada por Cristina Botelofuso, en uno de los pocos talleres que fabrican piezas a mano y de forma artesanal con vidrio reciclado.

El cetro está inspirado en la naturaleza endémica de la isla y más en particular en el pino canario, transmitiendo además un mensaje de esperanza tras el incendio que asoló el monte de Gran Canaria el pasado verano. De este modo, lo que hasta ahora era sólo una joya que pasaba de Reina en Reina, a partir de este año será un símbolo de toda una ciudad que apuesta por la sostenibilidad.

Sobre Ecovidrio

Ecovidrio es la entidad sin ánimo de lucro encargada de la gestión del reciclado de residuos de envases de vidrio en España. En 1997, tras la aprobación de la Ley de Envases y Residuos de Envases en 1997 y el arranque de sus operaciones en 1998, se convirtió en la entidad gestora de un modelo de reciclado que garantiza un servicio completo y al que tienen acceso todos los ciudadanos. En términos de financiación, 8.000 compañías envasadoras hacen posible, con su aportación a través del punto verde, el sistema de reciclado.

La labor de Ecovidrio destaca por garantizar el reciclado de alta calidad a través del contenedor, potenciar las infraestructuras de contenerización y recogida, invertir en planes y recursos destinados a incrementar el reciclaje de envases de vidrio en la hostelería, movilizar a los ciudadanos a través de campañas de sensibilización y promover la prevención y el ecodiseño de los envases.

En las últimas dos décadas el sistema de Ecovidrio ha permitido el crecimiento exponencial de la tasa de reciclado pasando de un 31,3% en el año 2000 al 76,5%, según estima la entidad para el año 2018.

El reciclaje de envases de vidrio es un elemento fundamental para contribuir al desarrollo sostenible, fomentar la transición hacia la economía circular y luchar contra el cambio climático. Además, el reciclaje de envases de vidrio es una actividad apoya el cumplimiento de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, concretamente, redunda sobre los objetivos (11) Ciudades y comunidades sostenibles, (12) Producción y consumo responsables y (13) Acción por el clima.