Actualidad

Se inspeccionarán los cauces y se actuará con un plaguicida inocuo para el resto de invertebrados en aquellas zonas en las que se detecte a estos insectos

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife iniciará una campaña de prevención de mosquitos en los barrancos. Esta iniciativa, pionera en el municipio, figura como una de las mejoras propuestas por la empresa adjudicataria del servicio de control de plagas. Consistirá en la inspección de 15 zonas de la capital en las que, si es preciso, se intervendrá con el fin de combatir la proliferación de estos molestos insectos, que se concentran para reproducirse, durante los meses en los que las temperaturas son más elevadas, en aquellas zonas en las que existe agua estancada.

El séptimo teniente de alcalde y concejal de Medio Ambiente, Carlos Correa, explica que este plan “complementa a las campañas de verano de desinsectación y desratización que ya se encuentran en marcha. Los técnicos de la compañía adjudicataria del servicio inspeccionarán los barrancos en busca de zonas con agua. Si en ellas se detecta presencia de mosquitos, tratarán ese espacio con una bacteria denominada Bacillus thuringiensis. Es una alternativa totalmente biológica, un plaguicida natural muy eficaz que actúa sobre la larva de los mosquitos y que resulta completamente inocuo para el resto de invertebrados que forman parte de la fauna de nuestros barrancos”.

El cronograma de actuaciones previsto dará comienzo en el barranco del Hierro y, desde ahí, se extenderá paulatinamente por los barrancos de Santos, Tahodio (barrio de La Alegría), Valleseco, El Bufadero (María Jiménez), San Andrés, Igueste de San Andrés, Taganana, Ancheta (Ifara), Los Lavaderos, del Muerto y Barranco Grande, así como las presas de Cueva Bermeja y Los Campitos y la charca del barranco de Las Monjas.