Actualidad

Insta a la Subdelegación del Gobierno a que valore los efectos de autorizar su realización en vías principales con centros escolares, asistenciales y hoteleros

16.11.2018. Santa Cruz de Tenerife

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha rechazado que los perjuicios de las huelgas efectuadas en los últimos días por un sector de los taxistas del municipio recaigan directamente en la ciudadanía. En el caso concreto de la llevada a cabo este mediodía en varios sectores de la Rambla, una de las principales arterias del municipio, la acción contó con la participación de algo más de un centenar de vehículos, que secundaron el llamamiento hecho desde una de las asociaciones profesionales.

El cuarto teniente de alcalde y concejal de Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, ha reiterado su contrariedad por la protesta, que considera injusta con la política seguida por el Consistorio, “al que no le queda nada más por hacer en favor del taxi”. En ese sentido, insistió en el cumplimiento de los compromisos contraídos durante los últimos años con los profesionales del sector, que se traducen –por ejemplo– en la inversión de seis millones de euros para el rescate de licencias.

Del mismo modo, desde el Ayuntamiento se insta a la Subdelegación del Gobierno a que valore los efectos ocasionados al autorizar la realización de este tipo de acciones en una hora punta y en vías principales de la ciudad, como es el caso de la Rambla, donde confluyen tres centros escolares y varios de carácter sanitario y asistencial, además de tres hoteles.

“Sorprende esta actitud por parte de la subdelegación, a pesar del informe de la Policía Local advirtiendo del colapso circulatorio que podría originarse y el riesgo de que derivase en situaciones que pusieran en peligro a personas o bienes", indica el concejal. “Esta postura contrasta con la impuesta el año pasado por esa misma subdelegación, cuando sí respaldó el informe de la Policía Local para evitar una movilización similar en la avenida Tres de Mayo y ofreció un recorrido alternativo”, añade Arteaga.

El concejal recuerda que Santa Cruz contaba en el año 2012 con 1.087 licencias de taxis, una cifra que se ha visto reducida en la actualidad a 816, “conforme a la línea de trabajo mantenida con el sector, especialmente por la vía del rescate, hasta alcanzar el año próximo la ratio establecida en la ordenanza municipal y validada por la Mesa del Taxi, que se sitúa en 732 licencias”.

Arteaga recuerda que el rescate de licencias se traduce en su adquisición por parte de esta administración. “Hoy en día, el Ayuntamiento abona a los profesionales 32.000 euros por cada una de las licencias rescatadas, una cantidad que sale de las arcas municipales, es decir, del dinero de todos los santacruceros, para lograr la supervivencia del sector”, explica el edil.

Fotografía: Daniel Monteiro | @danielmonteirox