Actualidad

Las obras en esta importante vía litoral de El Pris ocasionan molestias por la reordenación del tráfico y la pérdida de plazas de aparcamiento, muy necesarias en el barrio, dada su escasez, sobre todo en los meses de verano.

04.09.2018. Tacoronte

El Grupo de Gobierno del Ayuntamiento de Tacoronte (CC-PNC), presentará una moción en el próximo Pleno del 13 de septiembre, para instar al Gobierno de España, a través de su Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y  para la Transición Ecológica, a que reactive y finalice las obras de rehabilitación y refuerzo de la vía litoral de El Pris, que desde hace más de un mes se encuentran paralizadas, causando muchas molestias y perjuicios a los vecinos del barrio pesquero.

Según explica el alcalde, Álvaro Dávila, que preocupado por la situación el pasado 28 de agosto tuvo una reunión con la directora del Servicio Provincial de Costas de Santa Cruz de Tenerife, “el Gobierno de España no ha abonado a la empresa contratista las certificaciones de las obras ya ejecutadas, ocasionando con ello la paralización de los trabajos. No sabemos qué puede estar pasando en Madrid, pues los Presupuestos Generales del Estado de 2018 están aprobados. Desde el Consistorio solo podemos instar al Gobierno Central a que afronte sus obligaciones y acabe las obras en El Pris, que tantos trastornos está ocasionando”.

Cabe recordar que el pasado mes de junio comenzaron las obras de reparación y consolidación de un tramo de la vía litoral de El Pris, afectada por la degradación de sus cimientos a consecuencia de la acción del mar, con riesgo de hundimiento. Declarada de emergencia por el Estado, esta actuación, adjudicada a la multinacional Keller Cimentaciones por el Servicio Provincial de Costas, se planificó para aprovechar el buen estado de la mar durante el verano, ya que hay que reforzar todo el muro que soporta los embates de los temporales invernales.

Después de las catas realizadas en el subsuelo para delimitar el alcance de los daños, en la primera fase de la obra se introdujeron en el subsuelo de la vía más de un centenar de pilotes de metal y cemento, en distintas posiciones. Después de estas labores, se paralizó la obra. Quedan pendientes de ejecución otras acciones constructivas, para garantizar la estabilidad y resistencia del tramo afectado.

Las obras en esta importante vía litoral de El Pris ocasionan molestias por la reordenación del tráfico y la pérdida de plazas de aparcamiento, muy necesarias en el barrio, dada su escasez, sobre todo en los meses de verano. También obligaron en su momento al cambio en la localización de la parada de guaguas, trasladándola a más de 200 metros, en una pendiente, lo que genera muchas incomodidades, sobre todo a las personas mayores.