Actualidad

El presidente insular, Carlos Alonso, y la consejera de Museos, Amaya Conde, informaron hoy del nuevo nombre, más inclusivo con la sociedad y su contenido

Tenerife – 21/11/2018. El presidente del Cabildo, Carlos Alonso y la consejera insular de Museos, Amaya Conde, han presentado el nuevo nombre del Museo de la Naturaleza y el Hombre. A partir de hoy miércoles [día 19] es el de Museo de Naturaleza y Arqueología, MUNA. Este ‘renombramiento’ se lleva a cabo para mejorar la visibilidad social de esta institución e incluir y representar mejor a todas las personas.

Carlos Alonso resaltó en su intervención “la necesidad de llevar a cabo este cambio,  pues se trata de un museo que está vivo. Y por otro lado, refleja, expresamente, el contenido del proyecto expositivo que tiene”. Hizo alusión a lo “acertado” de esta nueva denominación, “que es fácil de recordar y cumple con la premisa de ser inclusivo con la sociedad y con su contenido”.

Por su parte, Amaya Conde hizo especial hincapié en la dificultad del antiguo nombre del Museo para ser recordado y afirmó que “el nuevo es más fácil de recordar y sus siglas son las mismas en cualquier idioma”. De igual modo, recalcó que “ha sido un proceso de unos tres años y medio, más o menos, con mucha participación”.

El nombre, MUNA, surge de la realización de un ‘test de marca’ de las tres propuestas seleccionadas entre todas las que se presentaron a la convocatoria pública realizada por el Organismo Autónomo de Museos y centros, OAMC, al efecto. Fue la elaborada por la empresa tinerfeña Mínima, especializada en branding, creatividad y marketing digital, la que se consideró más correcta, pues se ajusta mejor a los contenidos del Museo. Fue, también, la que se votó de manera unánimemente por los participantes en los distintos grupos de discusión elaborados al efecto.

El término ‘hombre’ aplicado al nombre de un museo, como en el caso del museo de París (Museo del Hombre), se entiende como un campo de conocimiento que a partir de colecciones de prehistoria y antropología física aborda la evolución humana. Por el contrario, el Museo de la Naturaleza y el Hombre no se dedica a trabajar este aspecto, sino que tiene encomendado investigar, conservar y difundir sobre sus colecciones de historia natural -especialmente de Canarias y de la región macaronésica- así como sobre las de arqueología y protohistoria de Canarias.

En este sentido, los nombres históricos de los dos primeros museos insulares: Museo de Ciencias Naturales de Tenerife y Museo Arqueológico de Tenerife, ambos creados en la década de los cincuenta del pasado siglo, reflejan, de una forma clara, la verdadera misión de ambas instituciones. Con la decisión de una fusión expositiva de ambos museos, llegó, en 1997, la denominación de Museo de la Naturaleza y el Hombre.

Además, la antigua denominación del museo, así como sus siglas MNH, se hacen difíciles de recordar y pronunciar. Por ello, trascurridas más de dos décadas desde su implantación, no ha conseguido convertirse en una marca conocida o ampliamente asumida por la sociedad de Tenerife y, mucho menos, fuera de la Isla. De igual modo, ha habido quejas de personas y de instituciones que consideraban que se trataba de un nombre no inclusivo.

Por este motivo, el ‘renombramiento’ del museo ha sido una oportunidad para encontrar una denominación que fuera, por un lado, capaz de incluir y representar mejor a todas las personas, y por otro, una oportunidad para mejorar la visibilidad social de la institución.

Ante esta situación y a la vista de una propuesta de acuerdo para el cambio de nombre del Museo de la Naturaleza y el Hombre, que eleva la Presidencia a la Junta Rectora del Organismo Autónomo de Museos y Centros, OAMC, el 20 de febrero de 2015 se acuerda crear una Comisión técnica de denominación de los museos y actividades de dicho OAMC.

Para la elección de la nueva denominación se contrataron los servicios de profesionales y agencias de ‘naming’ a través de una convocatoria pública por el procedimiento denominado ‘Llamada a proyectos’, que permite libertad de acceso a la licitación y una mayor publicidad y transparencia del procedimiento. Así, el objeto de esta convocatoria fue, exclusivamente, la búsqueda de un nuevo nombre y de las 14 propuestas, se preseleccionaron 3 de ellas, sobre las que se hizo un ‘test de marca’ con diferentes grupos para comprobar la idoneidad del nombre y nivel de comprensión del nuevo concepto, así como su grado de recuerdo y de identificación de aspectos positivos o negativos que pudieran suscitar.

Los resultados del estudio arrojan algunos datos significativos de carácter general. Así, por ejemplo, al recordar los distintos museos que hay en la Isla, el MNH se nombraba entre las primeras opciones, siendo un museo que se tiene presente y no pasa desapercibido. De hecho, si tuviesen que llevar a un familiar o amigo que viene de otra parte a algún museo de Tenerife, éste sería una de las primeras opciones. Sin embargo, la mayoría de los participantes que intentaban referirse a él por su nombre, no lo hacían de la manera correcta, además, casi la totalidad de ellos no conocían sus siglas. Es importante señalar que cuando se refieren al MNH, lo hacen con expresiones como “el museo que está junto a alguno de los edificios emblemáticos de la zona.

El informe de test de nombre de marca concluye que es necesario el cambio de nombre del museo, ya que esto ayudaría a potenciarlo, y que la opción más correcta, que se ajusta mejor a los contenidos del museo y que fue votada unánimemente por los participantes en los distintos grupos de discusión es MUNA, Museo de Naturaleza y Arqueología.