Actualidad

La iniciativa alcanzó una media de más de 15.000 pasajeros anuales rondando los 400.000 kilómetros recorridos por este servicio de movilidad.

29.04.2016. Los Realejos.

El concejal de Transportes de Los Realejos, Alexis Hernández, hizo público este viernes 29 de abril el balance de datos relativos al servicio de taxi compartido en la jornada en que ha cumplido el quinto aniversario desde la puesta en funcionamiento de este servicio. Con los traslados cuantificados hasta finales de marzo de 2016, se han beneficiado de esta iniciativa 76.382 viajeros.

Desgranó el edil que “en el último año y medio se ha producido un importante repunte de la utilización de esta modalidad de transporte elevando la media anual de viajeros por encima de las 15.000 personas y rondando unos 400.000 kilómetros recorridos por los seis taxis que prestan este servicio de movilidad en sus cinco años de vida”.

Se presta de lunes a viernes de 07:00 haras de la mañana a 20:00 horas de la noche a modo de línea regular con recorridos, paradas y horarios previamente establecidos para el entorno de Icod el Alto y el de Palo Blanco, Las Llanadas y La Ferruja complementándose con otros servicios de transporte del resto de licencia de taxis urbanas o bien el de guaguas que discurren por el municipio con las que se puede hacer trasbordo. Igualmente, este servicio puede ser utilizado como transporte singularizado para personas con movilidad reducida.

De las estadísticas de esta iniciativa en la que colaboran Ayuntamiento de Los Realejos y Cabildo de Tenerife con seis licencias de taxi municipales adheridas a la misma, se desprende que el servicio tiene un mayor número de usuarios en el horario matinal, apreciándose la diferencia en los 24.219 pasajeros en el turno de mañana en Icod el Alto a lo largo de los cinco años con los 17.352 del horario de tarde. En el caso de la línea del entorno de Las Llanadas, ha acumulado 16.723 viajeros en horario de mañana y 10.424 por las tardes.

Según el alcalde de Los Realejos, Manuel Domínguez, “es una medida que propicia la accesibilidad y movilidad a muchas personas de la zona de medianías del municipio con dificultades por la orografía de la localidad y la dispersión de algunos de sus núcleos poblacionales y que por tratarse de líneas compartidas incide además en el respeto medioambiental y de ahorro energético”.