Actualidad

El embajador del Reino Unido en España, Simón J. Manley , convencido de que el acuerdo firmado el pasado fin de semana “es un paso para garantizar los intereses de británicos y canarios y una relación mutuamente beneficiosa ”

27.11.2018. Canarias

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, sostuvo hoy que las Regiones Ultraperiféricas (RUP) de la Unión Europea “deben tener su propio espacio de relación con el Reino Unido” una vez que el brexit “se haya completado”. Clavijo valoró el avance que supone el tratado de desconexión del Reino Unido ratificado el pasado fin de semana por la Comisión y los socios de la UE, pero expresó la “preocupación” de su Gobierno “por cómo quedarán las relaciones entre Canarias y Gran Bretaña” una vez que finalice el periodo transitorio que establece el documento y que finaliza el 31 de diciembre de 2020.

Fernando Clavijo hizo estas reflexiones en las jornada que, bajo el epígrafe El brexit, oportunidades y consecuencias , organizó hoy la Asociación para el Progreso de la Dirección, y que contó como ponente con el embajador del Reino Unido en España, Simón J. Manley. La sesión se celebró en la sede de la Presidencia del Gobierno de Canarias de Santa Cruz de Tenerife y contó con la presencia de decenas de empresarios de todas las islas. Para el presidente canario “las especiales características de las RUP, explícitamente reconocidas por la legislación comunitaria, justifican sobradamente la articulación de un espacio específico de relación” con el Reino Unido.

En su intervención, Simón J. Manley recordó “las hondas raíces históricas que tienen las relaciones

entre el Reino Unido y Canarias” y valoró singularmente “el esfuerzo negociador de los últimos meses para conseguir que los intereses mutuos que comparten británicos y españoles haya conseguido un paso tan importante como el texto aprobado el pasado fin de semana”. El embajador Manley se mostró optimista porque “estoy convencido de que los derechos de los españoles que viven en Gran Bretaña y de los británicos que viven en España serán respetados” y que las relaciones económicas, incluido el turismo, el transporte y la circulación de personas “encontrarán un cauce que no perjudicará ni a unos ni a otros”.