Actualidad

Fernando Clavijo reitera la necesidad de articular medios “para acelerar las pruebas óseas y poder reubicar a los menores”

19.11.2018. Arrecife de Lanzarote

El presidente de Canarias, Fernando Clavijo y la secretaria de Estado de Servicios Sociales, Ana Lima, acompañados del presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés y la consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda, Cristina Valido, y sus respectivos equipos han visitado hoy los recursos destinados a la atención de menores extranjeros no acompañados en la Isla, en La Santa en el municipio de Tinajo y en Yaiza.

Fernando Clavijo se mostró satisfecho con la visita de la secretaria de Estado “ya que se cumple el compromiso que Pedro Sánchez adquirió para comprobar la situación real y no meramente los números que muchas veces no reflejan el impacto real en el territorio”. “Canarias”-continuó explicando el presidente- “ha dado una respuesta coordinada a la llegada de menores extranjeros no acompañados y como siempre hemos demostrado nuestra solidaridad”. El presidente insistió en que los menores que emigran buscan “simplemente un futuro mejor y debemos de dar una respuesta en el cumplimiento de la ley”. A preguntas sobre los criterios del Real Decreto sobre el reparto de 40 millones de euros entre las comunidades autónomas, Clavijo dijo que “este no es momento de hablar del reparto de dinero pero sí que es importante que se aceleren las pruebas óseas y articular los medios para poder reubicar a los chicos para cumplir con la ley y ofrecer garantías como la escolarización, formación, e integración e incluso la reagrupación familiar con parientes que viven en otros territorios del Estado”.

Ana Lima, secretaria de Estado de Servicios Sociales calificó como “rápida” la actuación del Estado con el Real Decreto de reparto de créditos para las comunidades autónomas que acogiesen menores, además de la creación de “una mesa interterritorial de la que forman parte varios ministerios, las comunidades autónomas para poder articular ayudas de la mejor manera posible, además de establecer protocolos y modelos de atención y coordinación”. Lima no descartó que en los próximos años se modifiquen los criterios de reparto por los que Canarias solo accedió a 433.000 euros de los 38 millones que se repartieron, aunque recordó que cuentan con “dos millones para la posibilidad de un repunte estacional”.

La consejera de Políticas Sociales, Cristina Valido, que estuvo presente en la visita junto con su equipo de protección al menor anunció que “los Cabildos han aceptado aumentar la cuota que se aprobó en la conferencia sectorial de 2006 elevando el cupo hasta 400. A partir de ahí tendremos que buscar soluciones de la mano del Estado”. Valido también informó de que ya han sido derivados hacia otras islas 80 menores, y si la cosa sigue así, podríamos tener los centros totalmente normalizados y todas las islas respondiendo al número de menores a los que se han comprometido”.

La consejera, en el mismo sentido que el presidente de Canarias, mostró su satisfacción con la visita y poder “ver a los chicos, de cerca, hablar con ellos y escuchar sus inquietudes”.

Por su parte, el presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés, reiteró su preocupación por el incremento en la llegada de menores no acompañados en las últimas semanas y que motivó “la utilización de un centro que no está preparado para acoger a tantos chicos” e insistió en “la necesidad de que se arbitren medidas que permitan el traslado de los chicos a otras islas e incluso a otras comunidades autónomas si fuera necesario”.

En la actualidad, en Canarias hay 339 chicos, de los que 80 aún siguen sin prueba para determinar la edad. El Gobierno de Canarias ha planteado al Estado que uno de los principales problemas a la hora de atender la llegada de menores extranjeros es, por un lado, la falta de plazas en la red de centros normalizados de los Cabildos Insulares y por otro que estos centros están ocupados por menores en desamparo procedentes de familias desestructuradas y los problemas de los menores extranjeros llegados en patera no son de tipo familiar sino que sencillamente que creen que aquí hay mejor futuro que en su país por lo que hay que empezar a trabajar en otro sentido, de ahí la necedad de poner en marcha recursos especializados.

Sobre los tipos de recursos necesarios, hay que diferenciar entre dos tipos de centros: el de primera acogida o emergencia, como puede ser el caso de La Santa en el que se encuentran 75 menores y en el que permanecen como mínimo hasta que Fiscalía confirme su minoría de edad. Desde estos recursos se derivarían a centros especializados en la atención de menores extranjeros con personal especializado en el trato de este tipo de población especialmente vulnerable, que conozcan su cultura, sus costumbres, su religión con mediadores culturales que sean capaces de salvar la barrera idiomática, centros con un espacio para la practica de sus rituales religiosos, donde se les respete sus hábitos alimenticios atendiendo a sus costumbres y religión.

Desde estos recursos se iniciará la integración en la sociedad a la que acaban de llegar. Se incorporarán al servicio público de enseñanza, realizarán prácticas deportivas con los jóvenes de su barrio y su entorno, asistirán a los recursos que necesiten y participarán de actividades de ocio y tiempo libre como el resto de la población.

Una vez se haya concluido el periodo de adaptación e integración y si se valora en ese sentido podrían ser derivados a recursos de la red de centros y hogares de los Cabildos Insulares.

El Gobierno de Canarias también ha planteado la necesidad de que el Gobierno del Estado trabaje la reagrupación de los menores con sus familias, tanto en Marruecos como las que se encuentran en otras comunidades autónomas, tal y como recomiendan las diferentes Cartas de Derechos Humanos.