Desde La Mesa Mota

“Hay dramas que se viven en silencio y también necesitan voz”

 

05.10.2021 | Redacción | Entrevista

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

El próximo domingo, día 10, se celebra El Día Mundial de la Salud Mental. Por este motivo, hemos hablado con Isabel Aguilar, jurista y experta en Derecho Sanitario y Gestión Sanitaria, además de presidenta de la Fundación Juana Reyes, que trabaja en este ámbito.

Con ella hemos abordado el estigma social en relación a la salud mental. La pandemia originada por la COVID-19, ha generado la toma de conciencia de familias, enfermos y sociedad en general a facilitar la desetigmatización. “Este hecho redunda claramente en quien tiene un padecimiento, de manera positiva, le alivia y le libera para hablar con claridad y afrontar su situación”.

ESTIGMA SOCIAL

En líneas generales ¿qué grandes cambios observas en la salud mental desde antes de la pandemia a este momento en que parece que estamos saliendo?

Se observa el inicio de una toma de conciencia casi generalizada por parte de la ciudadanía de lo que representa la salud mental y su cuidado. Este hecho redunda claramente en quien tiene un padecimiento, de manera positiva, le alivia y le libera para hablar con claridad y afrontar su situación. No olvidemos que cuando alguien adolece de una enfermedad mental, no sólo tiene que combatir su propia enfermedad sino también el estigma social. A esto habría que añadir la carencia de recursos. Llama la atención que, para muchos sea ahora cuando se den cuenta de la importancia de su dotación, no sólo para atender la enfermedad mental sino para prevenir la aparición de síntomas. Su dotación es de importancia para toda la población.

¿Cómo observas a la clase política hacia este ámbito tan vulnerable? ¿Piensas que llegarán hechos sólidos?

Es evidente que se habla más en el contexto político y hay mayor preocupación por dotarla de recursos y cómo materializar esto. Ahora bien, creo que no ha habido un equilibrio en la distribución de recursos con respecto a otras enfermedades en fase aguda y de cronicidad en relación a la salud mental, priorizándose en los primeros y en grandes infraestructuras hospitalarias. También, olvidándonos tal vez, de valorar las posibilidades de trabajar la pérdida y la frustración en edades muy tempranas. De igual manera, se ha echado de menos la asistencia holística, el impulso de los equipos multidisciplinares y de la coordinación de primaria con salud mental.

¿Consideras que si nuestros gobernantes viesen a los enfermos de salud mental y a sus familias como un grupo de influencia en la sociedad, la salud mental no estaría infradotada?

Si la sociedad tiene esa percepción es entonces porque observa que aún falla la sensibilidad política y la ciudadanía espera gestos. Creo que han sido históricas las manifestaciones del día de la prevención del suicidio, es un ejemplo, insisto, de que la sociedad demanda hechos. A esto ha ayudado la pandemia, ahora empieza a no ser tabú una problemática de salud mental.

DEFICIENCIAS EN MATERIA INFANTO-JUVENIL

Aparte de las demandas de mejoras que ya has mencionado ¿Qué otros recursos más concretos se echan en falta en Canarias?

Canarias no se puede quedar atrás en materia infanto-juvenil. Hay que dar respuesta a lo que desde hace décadas se viene reivindicando, para que los enfermos entre 14 a 18 años en internamiento breve no sigan conviviendo en la misma unidad de adultos, en el hospital de referencia en Santa Cruz de Tenerife, con las consecuencias que esto conlleva.

Se precisa un debate sólido entre los distintos agentes en cual se concluya con un plan de trabajo de consenso y materializable.

¿Habrá algún evento en Canarias en las próximas fechas organizado por las Instituciones en el que participéis entidades que os sintáis comprometidas con la salud mental?

Todo parece indicar que no habrá gestos por iniciativa de Las Instituciones en la que participemos todos los agentes implicados. Puede parecer que en sede parlamentaria se habla de salud mental, pero ¿Cuánto tiempo más necesitamos para ver hechos en salud mental? Esto no nos lleva a retroceder a quienes nos sentimos comprometidos con la salud mental. Se necesita llegar a un consenso para un plan de trabajo sólido y con una ficha financiera. Desde la Fundación hemos presentado propuestas que van encaminadas a dar visibilidad a los grupos vulnerables. Queremos ser optimistas y que a pesar de que el tiempo pasa, esperamos una respuesta positiva a corto plazo.

TOMAR CONCIENCIA

¿Qué mensaje dejarías al ámbito político en el Día de la Salud Mental?

Que tomen conciencia que detrás de cada dato con los que muchas entidades trabajamos, suele existir un drama humano. Quienes viven estos dramas, tal vez, no forman parte de titulares de informativos, no son narrados en los medios, ni nadie se hace una foto mostrando su solidaridad con ellos. Con esto quiero decir que, vivimos dramas en la sociedad y, algunos parece que nos impactan más por la reproducción de sus imágenes, pero otros se viven en silencio y también necesitan voz.

Diferentes Instituciones, entre ellas la nuestra, tenemos una lucha por facilitar la desestigmatización social en salud mental y, por encima de todo, darles voz.


 

Imagen: Isabel Aguilar Dorta, jurista y especialista en Derecho Sanitario y Gestión Sanitaria | CEDIDA

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.