Actualidad

FEPECO sugiere aprovechar la potencialidad del sector, ahora más necesario que nunca, para reactivar la economía y crear empleo

21.01.2021 | Santa Cruz de Tenerife

Óscar Izquierdo, presidente de la patronal provincial, insiste en que la industria de la construcción es consciente de que es la palanca que posibilitará el levantamiento económico y social que necesitamos imperiosamente. Estamos preparados para asumir el reto, sólo esperamos que, desde las distintas administraciones, nos dejen trabajar con fluidez, nos faciliten la actividad y asuman que deben ser una parte de la solución y no el problema. La tesitura actual, debido a la crisis sanitaria, está teniendo unas consecuencias nefastas en cierre de empresas, expedientes de regulación de empleo, aumento preocupante del paro e incertidumbre general creciente en la economía en general. No hay que desalentarse, al contrario, hay que tomar una actitud proactiva, invocando el trabajo conjunto de la sociedad civil, con los gobiernos y distintas administraciones, para juntos salir del atolladero, adoptando medidas resolutivas que afectan tanto a las personas, como a la actividad empresarial, y que son los tratamientos de urgencia que propone FEPECO que hay que aplicar:

1.- Agilización de la tramitación administrativa. Reducir la burocracia, agilizar y modernizar la Función Pública, simplificando los trámites inherentes a nuestra actividad, para que las empresas no vean parados o ralentizados sus proyectos.

2.- Inversión pública regular. Mantenimiento de los compromisos presupuestarios para incentivar la inversión de obra pública, que permite un notable retorno fiscal a la propia administración y arrastra a los demás sectores económicos que se han quedado muy debilitados por la pandemia, además de vertebrar y cohesionar el territorio.

3.- Promover nuevas licitaciones, desbloquear licencias, recurrir al procedimiento de urgencia, de forma que se acorten sustancialmente los plazos de licitación para evitar largos tiempos de espera, que ahora no se pueden soportar.

4.- El acceso de los ayuntamientos a su remanente económico para financiar infraestructuras y obras de equipamiento comunitario, que servirían para una mayor calidad de vida ciudadana y el aumento del empleo local. Que el superávit acumulado por las entidades locales se destine prioritariamente a inversión.

5.- Desbloqueo de todos los procedimientos de concesión de licencias urbanísticas, bien mediante la admisión de declaraciones responsables o bien gestionando su tramitación a través de servicios técnicos externos.

6.- Unificación de criterios en los pliegos de contratación y la incorporación a los mismos de criterios sociales, laborales y medioambientales.

7.- Activar inmediatamente el Plan de Viviendas de Canarias, sin más dilaciones, con la colaboración público-privada, como garantía de su éxito, como revulsivo del empleo y solución a una demanda social primaria.

8.- Impulsar infraestructuras edificatorias en los ámbitos sanitarios, educacionales y bienestar social, para afrontar con firmeza crisis sociosanitarias como la que sufrimos.

9.- Impulsar un plan de nuevas actuaciones en la conservación y mantenimiento en carreteras muy exigente, por nuestra geografía, climatología y densidad circulatoria, tanto principales como secundarias, para aumentar la seguridad en la movilidad viaria.

10.- Agilización de pagos a proveedores y contratistas. La situación de liquidez de las empresas del sector es muy delicada, por lo que es fundamental que las empresas no vean comprometida su viabilidad por tener que asumir retrasos de cobros.

Imagen de archivo: Óscar Izquierdo, presidente de FEPECO