NOVEDADES

La Gomera: Cuarenta y tres años unida al mundo.

22-07-2017   00:07:52   Tagoror Digital

Curbelo cree que las nuevas bonificaciones al transporte son el segundo hito en la conexión marítima de la Isla, tras el inicio de la línea de Fred Olsen.

22.07.2017. San Sebastián de La Gomera.

El inicio de la línea marítima entre Los Cristianos y La Gomera con el ferry Benchijigua cumplió el pasado 8 de julio su 43 aniversario. La celebración tiene lugar justo cuando la conexión experimentará un impulso decidido gracias al aumento de las bonificaciones para residentes que pasan del anterior 50% al 75%. En concreto, Fred Olsen calcula que las nuevas rebajas en los precios del billete supondrán un incremento del 30% de pasajeros en los meses del verano. Un dato positivo que se suma a la cadena sucesiva de éxitos que ha registrado esta iniciativa desde que se puso en marcha hace ya casi medio siglo.

Porque lo cierto es que durante estos años la conexión marítima con el sur de Tenerife se ha convertido en un auténtico hilo umbilical que ha unido a la Isla con el resto del mundo. Desde aquel entonces todo ha cambiado y se sentaron las bases que en gran parte explican el desarrollo que experimenta hoy la Isla.

El presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo Curbelo, recuerda que hasta aquella histórica fecha de 1974 los viajes por mar tardaban hasta catorce horas. Sólo a partir de entonces es cuando se puede decir que la Isla salió de su aislamiento y por consiguiente se dio un paso decisivo en su desarrollo económico y social. “Hay que recordar que en aquellos tiempos ni siquiera había aeropuerto con lo cual el hito tuvo aún más trascendencia: cualquier territorio precisa de conectarse con el exterior para poder avanzar y así ocurrió. Desde 1974 la Gomera ha vivido un crecimiento continuo, sostenido y equilibrado y este medio de transporte se convirtió en esencial”.

Para Curbelo no sería descabellado decir que la puesta en marcha de las nuevas bonificaciones, dentro de este marco, supone el segundo gran impulso en el transporte marítimo, extensible también para el resto de Canarias, a la hora de garantizar la igualdad de oportunidades.

Aquel 8 de julio de 1974 realizó su primer viaje el ferry Benchijigua y a partir de entonces nada volvió a ser lo mismo para un enclave que hasta entonces había estado condenado al aislamiento. El éxito de la línea fue tal que en estos momentos está considerada una de las de mayor importancia de todo el país, con un volumen de pasajeros inédito en el resto de las conexiones marítimas.

La iniciativa corrió a cargo de la compañía Fred Olsen, aunque también jugaron un papel destacado los empresarios tinerfeños Álvaro Rodríguez López-Braun, Cándido Luis García Sanjuán y Antonio Carballo Hernández. El periodista especializado el mundo del transporte, Juan Carlos Díaz Lorenzo, recuerda que el buque fue construido en Noruega y llegó a las islas acogiéndose a las ventajas del Régimen Económico y Fiscal (REF) aprobado en 1972. El ferry tenía capacidad para acoger a 400 pasajeros y medio centenar de vehículos.

El periodista recuerda que en aquel entonces se llevaban a cabo tres salidas diarias, el viaje duraba hora y media y el billete apenas costaba 1,50 euros para los pasajeros y 3 para los coches. Díaz Lorenzo subraya que transcurrido casi medio siglo, “el desarrollo logrado ha sido espectacular. Lo saben muy bien los gomeros, tras las penurias que habían sufrido en el pasado reciente. La prolongación de la autopista del sur, como se dio en llamar desde entonces, ha catapultado el protagonismo de La Gomera hasta límites entonces insospechados”.

A nadie se le esconde que en la actualidad, Benchijigua es un nombre que se ha convertido en icónico en la historia marítima de Canarias. No por casualidad es la denominación que han tenido un total de tres ferries y dos fast-ferries, de los que el actual es el de mayor del mundo en su clase. Aparte han existido otros dos catamaranes con el nombre de Benchi-Express.

El segundo se espera que llega a La Gomera en el mes de agosto y servirá para retomar la línea marítima del sur de la Isla que unirá los municipios de San Sebastián, Playa de Santiago y Valle Gran Rey. Una petición que ha sido enarbolada desde que fue suprimida la línea hace ya varios años y que en breve se hará realidad.

José Fernando Salvador, trabajó durante muchos años como práctico de atraques en el muelle de La Gomera. Precisamente fue el responsable de organizar la maniobra de la llegada del primer ferry, aquel 8 de julio de 1974. En realidad este puesto correspondía a otra persona pero como no tenía demasiada experiencia en este tipo de maniobras al final asumió él las tareas.

Poco después llegaría a cambiar la forma de llevar a cabo el atraque de manera que el tiempo se vio reducido de veinte minutos a apenas siete. La nueva técnica resultó ser toda una revolución en la pequeña-gran historia de las conexiones marítimas gomeras. Fernando Salvador también ocupó el puesto de capitán del ferry durante tres meses en el verano siguiente de 1975.

Resume las consecuencias de la nueva línea con una frase: “La gente se cansó de venir al puerto a ver como atracaban los barcos y de criticarnos”. Y ello es así en cuanto que se pasó de los anteriores tres enlaces semanales de Trasmediterránea a otros tantos diarios. La llegada de los barcos dejó de ser una novedad y no generaba la expectación y los acalorados debates que se producían con anterioridad. “Hubo épocas en las que incluso silbaban al capitán” dice. Y es que en aquellos tiempos el muelle apenas medía 135 metros, con lo cual las operaciones resultaban muy complicadas y más aún dado el mar de fondo que se concentra en los alrededores del puerto.

EFECTOS SECUNDARIOS

El efecto llamada que trae consigo la aplicación de bonificaciones también da lugar a efectos secundarios no deseados. En este caso, se centran en las siempre problemáticas conexiones aéreas, cuyo grado de satisfacción entre usuarios y responsables políticos y económicos es inversamente proporcional a la de las marítimas. Ejemplo de ello es lo ocurrido el pasado sábado 15 de julio cuando un grupo de cuarenta personas vio como sin más explicaciones se suspendía el último vuelo de salida de la Isla. A partir de aquí se dio lugar al desconcierto, nerviosismo y malestar entre los pasajeros que no encontraban lugar donde alojarse porque los establecimientos estaban repletos al coincidir dos factores: el incremento en la llegada de visitantes por las bonificaciones y la celebración de las fiestas del Carmen.

Agrupación Socialista Gomera (ASG) en el Parlamento canario ha solicitado ya que un representante de la compañía aérea Binter explique lo sucedido en el seno de la recién constituida comisión de Transportes. Al respecto, la consejera insular de Economía y Hacienda y diputada de este grupo, Melodie Mendoza, critica la mala imagen que este tipo de percances dan a la Isla y tacha de “casi inhumano” lo ocurrido. Y ello es así en cuanto se vieron afectadas personas mayores o viajeros que perdieron al día siguiente las conexiones con otros destinos.

“Creemos que estamos ante situaciones insostenibles porque cuando ocurren, la compañía debe dar alternativas. En este caso ni siquiera se les permitió a los pasajeros que se quedaran en el aeropuerto. Tuvimos que buscar alojamiento a muchos de ellos como pudimos y sobre la marcha”, indica la diputada. La conclusión que extrae de lo ocurrido es que “en cierto sentido La Gomera está bien conectada pero en otros resulta increíblemente sencillo que nos quedemos atrapados”.

 

COMENTARIOS


© Copyright 1999-2017, Todos los derechos reservados.
Un website de Tagoror
RSS Feed Alojado por Deranet Hosting

SSL