Actualidad

Los sectores que concentran el mayor número de quejas, por este orden, son la telefonía, el transporte aéreo y el suministro de electricidad

Más de 1.500 personas pasaron este último domingo por la carpa de la Oficina instalada en coincidencia con el “Ven a Santa Cruz”  

La Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) ha recibido cerca de 1.935 reclamaciones entre enero y octubre de este año, lo que supone un incremento de 449 con respecto al mismo período del año anterior.

Los sectores que han concentrado el mayor número de reclamaciones son la telefonía (móvil y fija), con 287; el transporte aéreo, con 70; el suministro de electricidad, 66; los bancos y servicios financieros, con 41, y los seguros, con 38.

La concejal responsable de la Oficina, Yolanda Moliné, recordó a los ciudadanos la existencia de un servicio que les puede asesorar e informar acerca de cualquier problema en materia de consumo o presentar una reclamación si se hubiese vulnerado algún derecho como consumidor.

Precisamente, con el objetivo de dar visibilidad al servicio, la OMIC instaló este último domingo una carpa informativa en coincidencia con la celebración del “Ven a Santa Cruz”, por la que pasaron unas 1.500 personas, según explicó Moliné.

“Desde esa perspectiva –añadió la concejal- la iniciativa resultó todo un éxito”.

El tipo de reclamaciones atendidas por la Oficina es similar al de años anteriores, si bien se ha observado un repunte en materia de cancelaciones de vuelos, debido a las huelgas que han afectado al sector.

Las principales quejas en materia de telefonía están relacionadas con las bajas de contratos, la facturación, el mal funcionamiento de internet o la contratación de servicios no autorizados por el usuario.

En el caso del transporte aéreo, las reclamaciones tienen que ver con las cancelaciones, los retrasos y las pérdidas de equipaje.

Dentro del sector eléctrico se reproducen las reclamaciones derivadas de discrepancias en la facturación y cobro y en la medida de los consumos.

Con respecto a los servicios financieros, las quejas tienen que ver mayoritariamente con tarjetas de crédito, el desconocimiento de los tipos de interés contratado o las cláusulas suelo.

Las compañías de seguro protagonizan reclamaciones relacionadas principalmente con el hecho de que las pólizas suscritas no concuerdan con las condiciones ofertadas o con el desacuerdo sobre la cobertura de siniestros.