Actualidad

La Gomera cuenta con dos museos que detallan la forma de desarrollarse y vivir de los gomeros a lo largo de su historia

02.02.2019 | San Sebastián de La Gomera | Reportaje

Cocinar, lavar, jugar o escribir son algunas de las rutinas diarias que realizamos en nuestro día a día. No necesitamos más que una vitrocerámica, una lavadora, un dispositivo móvil o un bolígrafo para poder desarrollar esas acciones. Sin embargo, no tenemos que remontarnos sino un par de décadas atrás para saber lo costoso, y no solo económicamente, que era para nuestros antepasados cualquier gesto descrito anteriormente.

Es impensable, a día de hoy, tener que trasladar leña para cocinar, ir a una piedra de lavar cerca de un manantial para poder tener ropa limpia, conseguir latas de conservas vacías para idear algún juguete o tratar de realizar un punzón que escribiera en una pared y que nos recordara los datos importantes.

Madera, barro, retales, hierro o piedra fueron los elementos básicos, imprescindibles y necesarios con los que los gomeros sobrevivieron en la Isla durante largos años hasta que, con la mejora de la conectividad y la importación del exterior de otros materiales y herramientas, fueron facilitando la vida de los habitantes. Sin embargo, es nuestra historia y, por suerte, podemos imaginarla y tenerla en los museos de La Gomera. Dos museos, el Arqueológico y el Etnográfico, dependientes del Cabildo Insular de La Gomera, que guardan con cariño hasta el más mínimo detalle de la vida en el pasado de la Isla.

El presidente del Cabildo, Casimiro Curbelo, señala la laboriosa tarea de estos museos pues “basta con visitar cualquiera de los dos centros para darse cuenta que, nada más poner un pie dentro del mismo, nos transportarnos a décadas pasadas cuando nuestros antepasados se las ingeniaban para poder sobrevivir, con los escasos recursos que tenían, a lo que se sumaba la complicada orografía y el poco transporte que había”.

Curbelo invita a la ciudadanía a conocer estos centros “para ahondar, en mayor profundidad, sobre nuestros antepasados, contribuyendo así a ensalzar el patrimonio cultura, etnográfico y arqueológico de La Gomera”. Asimismo, destaca la actividad tan importante de divulgación que realizan los museos, “lo que añade un alto valor a La Gomera y se convierte en un atractivo más para los turistas que nos visitan, que pueden conocer, de primera mano, cómo vivíamos en la Isla”.

Una cita muy especial

El Museo Etnográfico de La Gomera, situado en el municipio de Hermigua, es un espacio en el que se puede revivir las costumbres de la Isla y los comportamientos de sus habitantes, conociendo cómo consiguieron adaptarse al entorno. Actualmente, este museo recibe gran cantidad de turistas internacionales, que vienen a la Isla para conocer la cultura, la forma de vida y la tradición de nuestra población. Adassa Herrera es la responsable del centro y señala relevante este dato pues “las personas que vivimos en La Gomera, como tenemos tan cerca los museos, no los visitamos y tratamos de alargar tanto las visitas que, al final, no vamos nunca”.

Sin embargo, señala que el museo vive, cada dos años, una cita muy importante, el Foro de Los Museos, explica que se trata de “un evento con el que intentamos acercarnos a la población a través de charlas o informando sobre las actividades que hemos hecho”. En este sentido, muestra su sorpresa por el éxito obtenido en estos eventos, “con los que hemos conseguido superar con creces el aforo esperado, viendo muchas veces cómo vienen más personas de lo previsto, algo que nos llena de alegría”.

Una joya histórica

El Museo Arqueológico de La Gomera (MAG) se encuentra en la capital, ocupando parte de la Casa Echevarría, una infraestructura que data de la segunda mitad del siglo XVIII y que fue domicilio de Los Echevarría, capitán de milicias de La Gomera, gobernador de armas y castellano de sus fortalezas. Si la edificación ya es una joya histórica, lo que encierra en su interior contiene más valor aún, pues este espacio contempla todo lo referente al mundo de los aborígenes que vivían en la Isla antes de la llegada de los europeos.

El arqueólogo y responsable del MAG, Juan Carlos Hernández, valora que “varios centros escolares fuera de la Isla, ya sea de Tenerife, Gran Canaria, Fuerteventura, organicen visitas guiadas, “ya que es una excelente oportunidad para enseñar a los más pequeños cómo vivíamos en La Gomera”.

Explica que el pasado año recibieron la visita de cerca de 300 alumnos, que pudieron conocer de cerca las costumbres de los isleños y las principales diferencias en su estilo de vida con respecto a otras Islas.