Actualidad

La consejera de Gestión del Medio Natural y Seguridad, Isabel García, señala que el centro dispone de un banco de plumas que se utiliza para reconstruir aquellas afectadas por accidentes o trampas

31.01.2022 | Santa Cruz de Tenerife

El Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Tahonilla, dependiente del área de Gestión del Medio Natural y Seguridad del Cabildo de Tenerife, ha reconstruido el plumaje un halcón cuyas plumas primarias se habían roto y esta circunstancia dificultaba su vuelo.

“Los procesos de recuperación de fauna en La Tahonilla a veces son bastante delicados, en muchas ocasiones las aves que ingresan en el centro se ven afectadas por accidentes producidos por colisiones o incluso por trampas, el equipo del centro actúa con la mayor rapidez, y con intervenciones tan delicadas como esta”, ha indicado la consejera de Gestión del Medio Natural y seguridad del Cabildo, Isabel García, quien añadió que “La Tahonilla recupera cada año aproximadamente 1.500 animales, de los cuales el 75% son aves, sin contar por supuesto las pardelas que se recogen en la campaña”

“En esta ocasión hemos realizado un injerto de plumas extraídas de algún otro animal de la misma especie que por cualquier razón haya fallecido”, indica el veterinario del centro Alejandro Suárez, “habitualmente guardamos plumas en una especie de banco que tenemos en el centro, y cuando algún animal las necesita hacemos el injerto al animal afectado y después es inmediata la recuperación ya que el único problema era que tenía las plumas rotas”.

En este caso se trata de un halcón tagarote se encuentra en peligro de extinción que en España solo se encuentra en el Archipiélago Canario, en todas las islas y en los islotes de Roque del Este, Alegranza y Montaña Clara.

La principal labor del Centro de Recuperación de Fauna silvestre es recoger y atender a todos los animales que, ya sea por padecer algún tipo de problema o por ser, de alguna manera, una amenaza para la fauna, flora o el propio ser humano. El objetivo es, en aquellos casos que son favorables, tratarlos para recuperarlos y devolverlos a su entorno natural para que sigan desempeñando su labor en el ecosistema.

Imagen: Implantación plumas a un Halcón en el Centro La Tahonilla | CEDIDA