Actualidad

En el primer fin de semana de nivel 2 de alerta sanitaria en Tenerife fue necesario desalojar dos locales de ocio nocturno por actividades no permitidas y exceso de aforo

 

21.09.2021 | Santa Cruz de Tenerife

El número de propuestas de sanción tramitadas por la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife, durante la última semana, ha descendido hasta los 39 casos, detectándose únicamente un “botellón” en la carretera de Tahodio en el que participaban una veintena de personas. Sin embargo, en este primer fin de semana en el que las autoridades sanitarias han rebajado a la isla de Tenerife al nivel 2 de alerta, si se detectaron dos graves incumplimientos en sendos locales de ocio nocturno en la capital tinerfeña. De hecho, fue necesario desalojar ambos establecimientos, durante la noche del pasado sábado, en los que se incumplían las medidas preventivas, tales como la prohibición de bailar o el aforo máximo permitido.

La concejala delegada de Seguridad Ciudadana y Vial del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, Evelyn Alonso, valoró “la excelente predisposición de la gran mayoría del empresariado de hostelería, restauración y ocio nocturno, que ha sido consecuente con las actuales limitaciones y este alivio que supone para el sector pasar al nivel 2 de alerta sanitaria”. Aun así, la edil insistió en hacer un llamamiento “para que todos afinemos más y no perdamos la perspectiva de que es más beneficioso cumplir con los aforos y las actuales medidas preventivas, contribuyendo de esta manera a mantener la esperanzadora mejoría y la recuperación económica y social de nuestro municipio”, concluyó.

De hecho, las dos infracciones más graves se produjeron una, en el entorno de la alameda del Duque de Santa Elena y la otra en la calle El Clavel, ambas ya durante la madrugada del domingo. Se trataba de dos locales de ocio nocturno que provocaban molestias y que, al personarse la Policía Local en ambos, los agentes detectaron numerosas infracciones.

En el primer caso, sobre las 3:30 horas del domingo, varias patrullas policiales fueron requeridas para comprobar los ruidos y molestias que se producían en el exterior del citado local. Una vez allí, tras conminar a las personas que estaban fuera para que abandonaran la zona, los policías observan que en el interior del local había un importante número de clientes incumpliendo las medidas mínimas de protección. Al inspeccionar el establecimiento se observa a muchas personas congregadas bailando, consumiendo alcohol y muy apelotonadas. Los responsables del establecimiento no fueron capaces de aportar los datos sobre el control de aforo, aunque estaría autorizado a tener a unas 80 personas dentro.

Los policías procedieron a desalojar el local y contabilizaron que en el interior de dicho bar había 277 personas, cuestión sobre la que el personal del mismo no supo dar explicación. También se comprobó que una buena parte de la clientela estaba bailando, circunstancia no autorizada en las actuales circunstancias sanitarias. Tampoco se respetaba la obligación de usar la mascarilla, ni existía un registro adecuado de los participantes. De todo ello se realizaron informes que han sido enviados a las administraciones correspondientes para que se depuren las posibles responsabilidades por todo ello.

En el segundo local que fue necesario intervenir, en la calle El Clavel, los agentes comprobaron incumplimientos tanto en el número de mesas y sillas como de personas que tenían autorizadas en la terraza del mismo. De hecho, algunas personas que trabajaban en el local al detectar la presencia policial, comenzaron a recoger la terraza que, en ese momento, atendía a 30 personas cuando únicamente está autorizado para seis. Además, con la puerta cerrada y con indicaciones del personal para que no salieran del local permanecían dentro 50 personas más. Tras el desalojo del establecimiento se realizaron los oportunos informes al respecto.

Otras actas se tramitaron por incumplimientos de horas de dos multi tiendas denominadas como 24 horas y una más por exceso de aforo en una terraza ubicada en una plaza pública.

Respecto a las sanciones por la tenencia o consumo de sustancias estupefacientes se cuantificaron una decena de casos y, del mismo modo, los agentes se vieron obligados a intervenir en algunas reyertas ocurridas en el centro de la ciudad ya en horas de la madrugada del fin de semana

Imagen: Sábado noche en Santa Cruz de Tenerife | CEDIDA