Actualidad

El 21 por ciento se fundamenta al no respetar los horarios establecido del toque de queda y otro 20 por ciento debido a la no utilización de mascarilla

 

12.01.2021 | Santa Cruz de Tenerife

Los agentes de la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife, durante la que ha sido la última semana de la campaña navideña, han instruido 261 actas por diversas infracciones. De ese total se destaca el aumento de las sanciones derivadas del incumplimiento del denominado toque de queda, en total se levantaron 57 actas por esta cuestión, un 21 por ciento de las infracciones detectadas. También se mantiene constante el número de actas a personas que siguen sin utilizar la mascarilla obligatoria, 52 casos, un 20 por ciento de la totalidad.

Respecto al hecho de no respetar los horarios de prohibición para transitar por las vías públicas, entre las 22:00 y las 06:00 horas, los policías locales han detectado que los infractores aluden tanto al desconocimiento de la norma como a explicaciones injustificables para evitar la sanción. Entre estas cuestiones destacan muchas infracciones de personas que caminan por la ciudad de madrugada; también otras que jugaban al fútbol de noche en Los Gladiolos; o un motorista sorprendido circulando a las tres de la mañana por la avenida Anaga y que, al ver a los agentes, trató de esconderse detrás de un contenedor de residuos.

La concejala delegada de Seguridad Ciudadana, Vial y Movilidad del Ayuntamiento santacrucero, Evelyn Alonso, calificó como “totalmente insolidario e inaceptable que haya personas que sigan incumpliendo sistemáticamente las normas para frenar la expansión de la COVID 19, nos estamos jugando demasiado para que la irresponsabilidad de unos cuantos lastre nuestra salida de esta crisis sanitaria y económica que estamos sufriendo”.

Para Alonso, “desde el Ayuntamiento hemos puesto todo lo que está de nuestra mano para hacer posible que la campaña navideña discurriera por los cauces adecuados, sabiendo que se iban a producir muchos desplazamientos, compras y reuniones de amigos o familiares que debían ser controladas en virtud de las normas vigentes, pero como hemos dicho otras veces no podemos poner a un policía detrás de cada ciudadano”, concluyó.

A pesar de la reiteración informativa que se hace se sigue detectando a muchas personas que incumplen la medida preventiva obligatoria de usar mascarilla, hasta 52 casos se acumulan esta semana, cuestiones que en demasiadas ocasiones derivan, ante la negativa los infractores, en casos de desobediencia o falta de respeto a los agentes de la autoridad.

Una práctica que ha disminuido notablemente estos días es el denominado “botellón”, en parte por el constante trabajo policial al respecto, pero también por los fenómenos meteorológicos de los últimos días, únicamente se han contabilizado tres casos esta semana. Como aspecto más negativo han aumentado las intervenciones por fiestas en domicilios particulares, en una decena de ellas fue preciso sancionar a los propietarios o inquilinos titulares de esas viviendas.

Este tipo de actuaciones policiales fueron inevitables en calles del barrio de La Salud, Ofra, barrio del Perú y Añaza, localizando en todas estas fiestas a un total de 25 personas que, además, participaban en las mismas incumpliendo el respeto al número de participantes en las reuniones, uso de mascarillas e incluso fuera de los horarios permitidos.

Sin embargo, en el tramo final de la campaña navideña, y especialmente en la jornada víspera de la celebración de Reyes, los policías locales tuvieron que atender decenas de requerimientos por el incumplimiento de las medidas de aforo, distancia, uso de mascarillas y horarios en locales de restauración y hostelería. En total en esta semana se han levantado 38 actas por estos motivos, siendo lo más habitual no respetar la capacidad de personas en las terrazas de muchos de dichos establecimientos.

Zonas como las calles Rafael Hardisson Spou, callejón del Combate, San Pedro Alcántara, El Clavel, Pí y Margall, Callao de Lima o Imeldo Serís, aglutinaron las infracciones más llamativas; también en algunos locales de la plaza de San Francisco. Muchos de ellos duplicaban el número de personas que podían hacer uso de sus terrazas, incluso hubo uno que multiplicaba por cuatro el máximo permitido. También se detectó a un bar que sin disponer de la autorización preceptiva ocupaba más de 30 metros lineales de una vía pública y otro en el que se celebraba una fiesta compartiendo “shishas”, bebiendo y fumando en su interior.

Imagen de archivo: Evelyn Alonso, concejala delegada de Seguridad Ciudadana, Vial y Movilidad del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife