Actualidad

La conmemoración reunió a cientos de personas que compartieron la identidad de las gentes de este núcleo singular de Santa Cruz de Tenerife

14.07.2018. Santa Cruz de Tenerife

Taganana se vistió hoy de gala para conmemorar el recuerdo de un día caluroso de julio de 1797 cuando 85 vecinos de este pueblo de Santa Cruz se sumaron a la defensa de Tenerife, en la batalla que repelió la invasión de la Armada británica, al mando del almirante Horacio Nelson.

Gracias al empeño de la Asociación de Vecinos Voz del Valle y de la Asociación Centro Sociocultural, el pueblo recuperó hoy la Librea de Taganana en una mañana espléndida, con una serie de actos culturales en los que participaron cerca de dos centenares de personas, entre vecinos de la localidad y llegados del resto del municipio de Santa Cruz.

Con este motivo, la organización popular de la Librea comenzó con una representación del episodio histórico ocurrido hace más de tres siglos, en la que estuvo presente el alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez.

Origen

Cuenta la historia que fue aquí, en Taganana, desde donde los vigías divisaron a la Armada extranjera. De inmediato y al toque de arrebato en las campanas de la iglesia, se reunió una milicia formada por 85 vecinos, que acudió presta a la batalla, guiada por el entonces alcalde real del pueblo, Andrés Perdomo Álvarez.

Hoy, tres siglos después, la recreación de este pasaje de la historia santacrucera se inició al mediodía con el desfile inaugural, desde el centro cultural a la plaza, con la participación del colectivo de la Gesta del 25 de Julio.

Tras la marcha, se izó la bandera de Taganana (azul marino y verde inglés) al son del himno interpretado por la Banda Sinfónica de Tenerife, que dio paso a la intervención del presidente de la asociación de vecinos La Voz del Valle y alma mater de la Librea, Luján González.

Luján González explicó cómo, hace apenas dos años, vecinos de Taganana descubrieron en la biblioteca una crónica fechada en 1862 del diario El Guanche, donde se narraba con todo lujo de detalles el viaje de dos reporteros a las fiestas patronales del pueblo.

En su relato, los dos viajeros confesaban su admiración por el acto de la librea, que reunía vecinos en plena noche recorriendo las calles de Taganana mientras hacían sonar sus tambores a la luz de las antorchas.

Aquella celebración, hoy redescubierta, animó a un grupo de vecinos del pueblo en 2016 a rescatar este episodio popular de indudable valor patrimonial para ponerlo en valor hoy en día y prestigiarlo.

“Ha llevado un gran trabajo de estudio, organización y planificación de los ensayos, pidiendo material y trayendo otros de la Península. Ha habido que escoger las telas, el trabajo de costura en el centro de mayores, reuniones, papaleo, hasta la creación de una bandera y un escudo; pero es todo un honor trasladar a nuestro pueblo a esas fechas históricas al son del tambor y con paso firme", explicó.

González elogió una conmemoración que nace por y para el pueblo de Taganana, con el esfuerzo de sus vecinos y el orgullo que hoy representa que el viejo tambor de la Librea vuelva a resonar por las calles y senderos del pueblo.

Alcalde honorario

Acto seguido se procedió al nombramiento del primer alcalde honorario de Taganana por espacio de un año, distinción que recayó en la persona del alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, a quien se impuso la banda conmemorativa y se le hizo entrega del bastón o vara de mando, propio de los regidores.

Bermúdez, acompañado de la primera teniente de alcalde, Zaida González; la concejala de Anaga, Carmen Delia Delgado; y la concejal de Patrimonio, Yolanda Moliné, expresó su agradecimiento personal y su reconocimiento a este pueblo de Taganana y a sus gentes, en pleno corazón del macizo de Anaga.

“Hoy les hablo desde el corazón -indicó el regidor- porque hoy, aquí, hablamos de eso: de emociones, de sensaciones y de agradecimiento. Hoy vemos cómo un pueblo, querido por todos, recupera con orgullo un episodio de su memoria colectiva”.

El alcalde rememoró cómo entonces casi un centenar de tagananeros no dudaron en acudir a una batalla en defensa de su pueblo, de su isla, de su tierra. “No dudaron en empuñar un arma para defender lo suyo”.

“Hoy, gracias a este acto, podemos recordar y agradecer ese pasado como yo les agradezco con sinceridad la distinción que me conceden como alcalde honorario, que es para mí el mayor, el mejor de los regalos. Un regalo que quiero dedicar al alcalde real Andrés Perdomo, que guió a este pueblo en el episodio que hoy conmemoramos”, comentó.

El alcalde concluyó afirmando que “Taganana es un pueblo único. Sus gentes también lo son. Y desde hoy les aseguro que mostraré orgulloso a todo el mundo mi condición de tagananero”.

Tras la intervención del alcalde y como colofón, los participantes brindaron juntos por el pasado, el presente y el futuro de Taganana y compartieron un refrigerio al compás de las parrandas que amenizaron la celebración.

La Librea de Taganana cuenta con la colaboración del Gobierno de Canarias, el Cabildo de Tenerife, el ente Puertos de Tenerife y naturalmente del Ayuntamiento de Santa Cruz.