Al Golpito

No puedo ocultar que el reciente fallecimiento de mi amigo Isauro Rivero me cogió de sorpresa

26.11.2022 | Redacciób | Opinión

Por: Rafael J. Lutzardo Hernández

No puedo ocultar que el reciente fallecimiento de mi amigo Isauro Rivero me cogió de sorpresa. Le conocí hace más de cuarenta años cuando comencé a descubrir su pueblo, el que siempre quiso Isauro Rivero. Es decir, Valle de Guerra. Isauro fue un hombre inquieto, querido y respetado en todo el Archipiélago canario, especialmente porque fue una persona muy vinculada al Carnaval de nuestra tierra, pero también fundador y director de la comparsa Los Valleiros. Durante más de 45 años, Isauro, junto con la comparsa Los Valleiros, representó al pueblo vallero (Valle de Guerra); granjeándose la simpatía, el respeto y admiración. Hombre que gustaba disfrutar de la naturaleza, sobre todo del mar, donde solía pescar en una pequeña embarcación. Su litoral preferido era El Apio, lugar que en otra época le dio muchos momentos de alegría. Incluso, y en muchas ocasiones, pernotaba en una pequeña caseta de madera que el mismo hizo de manera artesanal. Lugar costero que sirvió para que Isauro Rivero, junto con su esposa Candelaria de León y amigos, disfrutaran muchos fines de semanas de un ambiente agradable con los suyos. Ni que decir tiene, que para este excelente amigo de Valle de Guerra, su pueblo lo era todo. Un pueblo que le vio nacer y crecer entre pescadores y la mirada ancestral del mirador de El Boquerón.

Por otro lado, Isauro también fue un hombre que le gustaba el deporte y por tal motivo defendió la camiseta del CD Valle de Guerra; demostrando ser un delantero con garra, entregándose en cada partido hasta quedar extenuado. De igual modo. En el campeonato de veteranos de la comarca Noroeste. Un defensor de sus raíces y tradiciones populares que sirvieron para conocer el gran corazón que tenía por su pueblo. Del mismo modo, y en lo que respecta en el círculo social donde vivía, siempre estuvo cerca de sus amigos y vecinos de Valle de Guerra. Isauro Rivero tenía un concepto de la vida muy personal. Es decir, respetaba la forma de pensar de los demás, pero también quería que respetaran la suya. Muchas veces coincidíamos en la playa del Apio o en La Barranquera, pero también en el centro del pueblo de Valle de Guerra. Encuentros y conversaciones amenas; con una profundidad objetiva, pero siempre reconociendo sus propias virtudes y defectos. Sin duda, una pérdida humana que marcó un referente en Valle de Guerra y en muchos sitios del Archipiélago canario. Esté donde esté, siempre estarás en nuestros corazones, querido amigo Isauro Rivero.

Imagen de archivo: Rafael J. Lutzardo Hernández

Rafael J. Lutzardo Hernández

Rafael J. Lutzardo Hernández

Periodista y escritor. Actualmente colabora como columnista y realiza reportaje de sociedad en El Diario de Avisos.

Autor de numerosos prólogos de libros y programas de fiestas populares de nuestra tierra. Autor del libro "Vamos de Guachinches y otras casas de comidas"

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.