Al Golpito

Se respira un ambiente de incertidumbre, de miedo y de muchas dudas sobre lo que esta pasando

30.03.2020 | Redacción | Opinión

Por: Rafael J. Lutzardo Hernández

Se respira un ambiente de incertidumbre, de miedo y de muchas dudas sobre lo que esta pasando.

Cada día que pasa se nota más la desesperación de las gente por salir a la calle y poder realizar una vida normal, igual que la hacíamos antes de que apareciera el COVID-19.

Ganas de volver a saludar y abrazar a los amigos, trabajar, tomar un café o una cerveza en cualquier calle de este país.

De repente, un virus nuevo aparece de manera pandémica y se va desarrollando con una fuerza brutal; asesinando a miles de personas del planeta tierra como es el COVID-19.

Por todo ello, a los gobiernos del mundo, les suenan el telefono rojo de aviso de alarma y se ponen manos a la obra, con el objetivo de prepararse para prevenir y evitar el contagio infeccioso del coronavirus. Algunos actúan rápidos. Otros, lo hacen tarde.

Todo ello motiva una Alerta de Alarma por parte del Gobierno español y por Decreto de Estado, nos vemos obligados, como medidas de prevención, a un confinamiento no acostumbrado.

De pronto, nuestra libertad se ve "secuestrada" por un virus maligno e inteligente llegado de algun país lejano desde las afueras del conti ente europeo.

Para millones de personas, los primeros días han sido más llevaderos y adaptables por la necesidad del problema; pero a medida que van pasando los días, muchas personas muestran un estado de ansiedad y de depresión; pues no es lo mismo estar confinado en un habitáculo de 30 metros cuadrados.. que en uno de 150 o 300 metros cuadrados, donde tiene un espacio con jardines e incluso muchos de ellos con piscinas.

Es por ello, que este confinamiento obligatorio de cara a una prevencion de Salud Pública, no es para todo el mundo igual.
Especialmente a la hora de vivir en las respectivas y distintas viviendas.

La angustia, depresión y agobios, son ahora otros de los problemas que tienen miles de personas.

Es por ello, que debemos de controlar nuestro estado mental y buscar alternativas que motiven entretenernos en cosas importantes. La lectura; televisión, ejercicios físicos, la reflexión y la comunicación con las familias; quien las tenga, es una forma de superar este confinamiento.

Cierto es, que en determinados momentos parece que estamos viviendo una especie de toque de queda, sobre todo por la presencia de militares y Fuerzas del Orden Público, pero es la única manera de poder controlar y hacer cumplir las normas del Real Decreto de Estado de Alarma impuesta por el Gobierno español.

Pronto recuperaremos la libertad que nos perteneces, pero para ello debemos de colaborar todos juntos y el mundo entero... para evitar más contatagios y muertes por el COVID-19.

 

 

Rafael J. Lutzardo Hernández

Rafael J. Lutzardo Hernández

Periodista y escritor. Actualmente colabora como columnista y realiza reportaje de sociedad en El Diario de Avisos.

Autor de numerosos prólogos de libros y programas de fiestas populares de nuestra tierra. Autor del libro "Vamos de Guachinches y otras casas de comidas"

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.