Al Golpito

Como ya viene siendo habitual, y al cierre del año 2020, Venezuela viene registrando un gran número de muertes violentas, aunque en esta ocasión el índice de muertes violentas bajó considerablemente con respecto a otros años anteriores

09.01.2021 | Redacción | Opinión

Por: Rafael J.Lutzardo Hernández

Como ya viene siendo habitual, y al cierre del año 2020, Venezuela viene registrando un gran número de muertes violentas, aunque en esta ocasión el índice de muertes violentas bajó considerablemente con respecto a otros años anteriores. En 2020 hubo 11.891 muertes por causas violentas, según el balance anual ofrecido por Roberto Briceño León, director del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), una tasa de 45,6 decesos por cada 100.000 habitantes. Sin duda, Venezuela sigue siendo el segundo país más violento de América Latina.

La organización destaca que se redujo el índice de muertes con respecto a 2019, cuando se registraron 16.506 fallecimientos. Briceño León advirtió que para Venezuela “este año hubo dos pandemias: la de covid-19 y la violencia”. En este sentido, alertó que la violencia ha sido “11 veces más letal que la epidemia”.

Según las cifras ofrecidas por el Ministerio de Comunicación e Información, 1.018 personas han fallecido por causas atribuibles al covid-19 desde marzo. El director de la OVV atribuye la disminución de las muertes violentas a la cuarentena y a la migración de sectores populares en el país. Destaca que enero y mayo fueron los meses más violentos, y que en marzo, en medio de las medidas de cuarentena, la mayor parte de los negocios permanecieron cerrados y los ciudadanos mayoritariamente en su casa.

Briceño León precisó además que los meses más violentos fueron enero, como consecuencia de la delincuencia, y mayo por “resistencia a la autoridad”. Desde el año 2016 la OVV encuentra un aumento sostenido de la letalidad policial en relación a las muertes provocadas en hechos atribuidos a la acción de la delincuencia.

A pesar de esa tendencia, las cifras por muertes violentas han venido disminuyendo desde 2017, según los reportes anuales de la organización. Detalló además que del número de muertes registradas este año 4.153 corresponden a homicidios, 4.231; resistencia a la autoridad y 3.507 muertes aún están en averiguación. 91% de las víctimas fueron hombres, 68% tenían entre 18 y 40 años, 99% eran venezolanos y 14% de los homicidios se registraron con arma blanca.

El informe del OVV estudia la violencia en 15 de los 23 estados del país con investigadores de universidades públicas o privadas. CNN consultó con el Ministerio de Interior y Justicia para conocer las cifras del Poder Ejecutivo sin hasta ahora haber obtenido respuesta.

En el pasado, el gobierno del cuestionado presidente Nicolás Maduro afirmó que han iniciado procesos disciplinarios en contra de los funcionarios acusados de violar derechos humanos. El Gobierno señaló que reforzó los controles de seguridad en el territorio nacional.

Por otro lado, y en lo que respecta a la disminución de mortalidad por violencia, Reverol comentó que el descenso se debe a "la aplicación de una política integral para resguardar a los ciudadanos" por parte del Gobierno.

Para Roberto Briceño, que denuncia "años de censura sistemática" en el manejo de los datos sobre homicidios por parte de las autoridades venezolanas, las causas son bien distintas. "Una de las consecuencias de que tanta gente se haya marchado del país es que también lo han hecho muchos delincuentes", indica Briceño.

Sumida en una grave crisis económica en los seis años que Nicolás Maduro lleva como presidente, Venezuela ha visto desplomarse su Producto Interno Bruto y emigrar a más de cuatro millones de sus habitantes.

Briceño señala que "la mayoría son gente honrada en busca de un trabajo, pero también hay algunos criminales", como quedaría patente en las noticias que llegan de detenciones de venezolanos en otros países de la región.

El informe del OVV señala cómo la propia contracción de la economía ha actuado como un elemento inhibidor de los homicidios: "La destrucción generalizada de la actividad económica y el empobrecimiento del país han reducido drásticamente las oportunidades para el crimen".

Otro factor que se señala en el estudio es la adquisición por parte de la población de hábitos condicionados por años de incidencia de la delincuencia. En la mayoría de ciudades de Venezuela, sobre todo cuando se oculta el sol, el temor de muchos a convertirse en víctimas de los maleantes hace que se vea muy poca gente por la calle.

Luis Izquiel, profesor de Criminología de la Universidad Central de Venezuela, le dijo a BBC Mundo que, aunque pueda parecer paradójico, la extensión de grandes bandas criminales organizadas que controlan extensos territorios también ha contribuido a que caigan los homicidios.

"La prevalencia de las grandes organizaciones criminales hace que haya menos disputas entre bandas y baje el número de muertes. En los territorios que controlan, estos grupos imponen una especie de paz delictiva", señala el experto.

Otra particularidad a destacar de Venezuela es el alto número de muertes causadas por los Cuerpos de Seguridad del Estado, especialmente la Fuerza de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana, una unidad especial creada por Nicolás Maduro.

Así actúa la temida policía de élite creada por Maduro a la que se acusa de ser un "grupo de exterminio"

La acción policial provocó cerca de 5.300 muertes en Venezuela en 2019, de acuerdo con el OVV. Los cuerpos policiales mataron una media de 14,5 personas diarias, lo que lleva a los autores del informe a hablar de una "epidemia de violencia policial" en el país.

Las cifras van en la línea de lo reportado el pasado junio por la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet.

La comisionada recogió múltiples casos de "ejecuciones extrajudiciales" perpetrados por funcionarios y reclamó una investigación. También pidió la supresión de la FAES, pero poco después Maduro respaldó públicamente la actuación de este controvertido cuerpo.

Con frecuencia, estas muertes se registran oficialmente como casos de "resistencia a la autoridad". Muchas familias de los muertos en estas acciones policiales han denunciado que a sus familiares los ultimaron a sangre fría.

El informe del OVV muestra que en seis estados de Venezuela la Policía mató en 2019 más que los delincuentes.

Izquiel señala que el gobierno "lleva tiempo aplicando prácticas de exterminio masivo".

"Muchos de los que mueren son delincuentes, pero otros muchos son jóvenes inocentes. Esto demuestra que a Maduro no le importan los derechos humanos".

El Ministerio de Comunicación no respondió a una solicitud de comentarios de BBC Mundo sobre la actuación policial.

Rafael J. Lutzardo Hernández

Rafael J. Lutzardo Hernández

Periodista y escritor. Actualmente colabora como columnista y realiza reportaje de sociedad en El Diario de Avisos.

Autor de numerosos prólogos de libros y programas de fiestas populares de nuestra tierra. Autor del libro "Vamos de Guachinches y otras casas de comidas"

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.