Desde La Mesa Mota

Parece que Fidel lo dejó todo atado y bien atado cuando llamó a Díaz-Canel a La Habana para nombrarlo ministro de Educación en 2009 | Imagen: www.theguardian.com

18.04.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Se acaba la era de los hermanos Fidel y Raúl Castro en Cuba, después de seis decenios en el poder, con la designación (que no elección) del nuevo presidente de la República comunista caribeña, el profesor universitario e ingeniero electrónico Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez, el delfín que garantiza, al menos en teoría, la continuidad de la dictadura durante los próximos años en la Isla.

Parece que Fidel lo dejó todo atado y bien atado cuando llamó a Díaz-Canel a La Habana para nombrarlo ministro de Educación en 2009 y lo ascendió a la Vicepresidente del Consejo de Estado tres años más tarde.

Durante todo este período el nuevo presidente cubano fue un fiel seguidor de los Castro y la sombra de Raúl que lo ha apadrinado políticamente y lo adopto como sucesor en la Jefatura del Estado, por ser un hombre muy dogmático, discreto, que nunca se ha salido del guion castrista y nunca se ha desviado de la línea del partido.

Todo ello quiere decir que no se esperan grandes cambios en Cuba en los primeros años de su mandato de cinco, sobre todo en los próximos meses, porque Raúl Castro, a pesar de su avanzada edad (87 años) seguirá siendo el secretario general del Partido Comunista, el único legal en Cuba.

Díaz-Canel es un hombre atractivo y aún joven (nació el 20 de abril de 1960) en comparación con los hermanos Castro y algunos observadores ven en él una figura que pudiera aspirar a hacer una transición pacífica como a que protagonizó Adolfo Suárez en España cuando murió el general Franco, pero me da la impresión de que aquel episodio en nuestro país fue una extraordinaria excepción histórica.

En cualquier caso, parece que el nuevo presidente cubano tiene en sus manos una difícil papeleta, porque los cambios políticos y económicos en Cuba no pueden esperar mucho y tendrá que tomar algunas importantes decisiones más pronto que demasiado tarde.

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: