NOVEDADES

Aliados

22-11-2016   20:11:45   Tagoror Digital

Aliados es la historia del oficial de inteligencia Max Vatan quien en 1942, en el norte de África, conoce a Marianne Beausejour.

Aliados es la historia del oficial de inteligencia Max Vatan (Brad Pitt) quien en 1942, en el norte de África, conoce a Marianne Beausejour (Cotillard), miembro de la resistencia francesa, en una misión mortal tras las líneas enemigas. Reunidos en Londres, su relación se ve amenazada por las presiones extremas de la guerra.

Director: Robert Zemeckis

Guión: Steven Knight

Reparto: Brad Pitt, Marion Cotillard, Lizzy Caplan, Matthew Goode, Raffey Cassidy, Charlotte Hope, Jared Harris, August Diehl, Raphael Acloque, Russell Balogh, Lasco Atkins, Marion Bailey, Christian Rubeck,Roman Green, Hannah Flynn

Fecha de estreno en España: 25 de noviembre de 2016

Notas de la producción

Para los agentes secretos de la segunda guerra mundial Max Vatan (Brad Pitt) y Marianne Beauséjour (Marion Cotillard), la clave de la supervivencia consiste en que nadie les conozca de verdad nunca. Son expertos en el arte del engaño, la simulación, la anticipación y el asesinato. Cuando accidentalmente surge el amor entre ellos en medio de una misión extraordinariamente arriesgada, su única esperanza consiste en abandonar todas las dobleces, pero en vez de hacerlo, las sospechas y el peligro se convierten en el centro de su matrimonio en tiempos de guerra, cuando las circunstancias hacen que los esposos tengan que superar una creciente y potencialmente letal prueba de fidelidad, identidad y amor... con consecuencias globales.

Del ganador del Óscar de la academia Robert Zemeckis, el innovador director que se encuentra tras los éxitos Forrest Gump, Náufrago y El vuelo, presentamos Aliados, una obra que es, a la vez, una emocionante película de espías, una dramática epopeya bélica y un apasionado romance entre dos asesinos que pueden ser almas gemelas unidas por el destino, o enemigos mortales, o ambas cosas. En una producción espléndida, visualmente evocadora, cuya ambientación se extiende desde Casablanca al Londres de los bombardeos aéreos y a la Francia ocupada por los alemanes, Zemeckis crea el tipo de relato grandioso que floreció en el Hollywood de la edad de oro, lleno de misterio, emociones y pasiones románticas, narrado, no obstante, con toda la potencia narrativa absorbente del cine del siglo XXI.

La película reúne al Nominado al Óscar al Mejor Actor Principal Brad Pitt (Moneyball: Rompiendo las reglas, El curioso caso de Benjamin Button, Doce monos) y la ganadora del Óscar a la Mejor Actriz Principal Marion Cotillard (La vida en rosa, Dos días, una noche, El caballero oscuro: La leyenda renace) en los papeles de dos taimados espías atrapados entre los apasionados sentimientos que despiertan el uno en el otro y un acto de duplicidad que podría hacer saltar por los aires todo aquello que les importa.

La historia tiene lugar en 1942, en un momento en el que 26 países se han alineado en el bando de las Fuerzas Aliadas para combatir la amenaza nazi que recorre Europa. Cumpliendo una misión urgente encomendada por el SOE, la Organización de operaciones especiales británica, el aviador canadiense Max Vatan salta en paracaídas sobre la Casablanca ocupada para acabar con el embajador de Alemania. Allí se reúne con la arrebatadora combatiente de la resistencia francesa Marianne, elegida para que finja ser su esposa. No obstante, la creciente llama de la pasión que se ha encendido entre ellos no tarda en dejar de ser ficción, incluso en medio de la devastadora adversidad a la que se enfrentan. Desafiándose a reunirse en Londres, su amor alcanza nuevas cotas y fundan una familia. Pero llega un día en el que Max es informado de que su idílica nueva vida familiar puede no ser sino un monumental engaño, lo que desencadena una desesperada búsqueda de la verdad a través de un laberinto potencialmente letal de fronteras y alianzas, tanto internacionales como personales. 

Cuando el amor choca con la guerra y el engaño: La verdadera historia de Aliados

Hay historias auténticas que escuchas una sola vez y no puedes olvidar jamás.

Esto es lo que le ocurrió al guionista Steven Knight – nominado al Óscar de la Academia por el thriller de Stephen Frears ambientado en Londres Negocios ocultos y galardonado por la historia de la mafia rusa narrada en la película de David Cronenberg Promesas del este, además de guionista y director del atrevido drama individualista Locke - tras escuchar la historia de dos espías infiltrados en la segunda guerra mundial que se enamoraron locamente para acabar siendo enfrentados mortalmente el uno al otro cuando sus auténticas identidades salieron a la luz.

Dicen que todo vale en el amor y la guerra, pero cuando amor y guerra se combinan de la manera más volátil que quepa imaginar, las certezas morales del mundo pueden irse de las manos rápidamente.

La historia que obsesionó inmediatamente a Knight giraba en torno a un espía canadiense y una maestra de escuela francesa convertida en combatiente de la resistencia que se conocen en una misión y después, en son de reto, deciden casarse, decisión desaconsejada por las agencias de inteligencia. En cualquier caso, parecía un final feliz, hasta que abruptamente, uno de ellos es desenmascarado como doble agente que está facilitando información esencial al enemigo, poniendo su amor y sus vidas en un peligro inminente.

Se sabe que surgían apasionados romances entre algunos de los agentes de la segunda guerra mundial que tenían que actuar en situaciones de vida o muerte, en situaciones de intimidad, puesto que frecuentemente hombres y mujeres se infiltraban actuando como parejas. No obstante, había una regla amenazadora - la denominada “Regla de la traición íntima” - que se cernía sobre sus cabezas: si dos agentes se casaban y uno descubría que su pareja estaba divulgando secretos al enemigo, se esperaba de ese agente, en un sacrificio personal desgarrador, que ejecutase a su amante sin demora... o afrontase el ahorcamiento inmediato por alta traición.

La idea de unos amantes enfrentados al insondable dilema entre las inquebrantables promesas del matrimonio y su profunda fidelidad a su país en un entorno de guerra que debía ser ganada a toda costa por el futuro de la humanidad fascinó a Knight y se convirtió en el punto de partida de un guión que no tardó en captar gran atención.

Knight replanteó la historia para centrarla en un asesino especialmente implacable y competente, Max Vatan, que no era del tipo que permiten que un coqueteo nuble su raciocinio. Convirtió a Max en miembro del legendario SOE, los operativos especiales de la agencia de inteligencia de alto secreto que recibió la orden de Winston Churchill de “dar fuego a Europa”, y que eso fue exactamente lo que hizo, en colaboración con la resistencia francesa, en una serie de audaces misiones de sabotaje e intentos de asesinato tras las líneas nazis.

A continuación, Knight creó a un tipo de mujer atractiva, enigmática, a la que ni siquiera Max pudiese resistirse, encarnándola en Marianne, la combatiente de la resistencia francesa que es tan inteligente, hábil y dura como Max, aunque puede que no sea lo que parece. El error que suele cometerse en estas situaciones es tener sentimientos, dice Marianne, pero ninguno de los dos puede hacer caso omiso al deseo que siente por el otro. Desde el principio, Max y Marianne están constantemente poniéndose a prueba y provocando al otro de manera desenfadada, pero ese desenfado se convierte en un asunto mortalmente serio cuando Max se ve obligado a seguir como una sombra a su amada esposa para responder a la pregunta más inesperada: ¿realmente puede ser una traidora?

La intensidad, que aumenta inexorablemente, la vacilante confianza y el acuciante peligro que se cierne sobre ambos, desplegándose en diferentes países asolados por la guerra, da pie a un relato tan sensual como inmisericordemente tenso.

“Hacía mucho tiempo que no veíamos una película épica bélica de suspense que tuviese una apasionada historia de amor trágico como esta”, dice el productor Graham King, que supo, en cuanto comentó con Knight el concepto del guión, que quería hacer la película. “Es el tipo de narración detallada, con una escala ambiciosa que raramente se encuentra en la actualidad, y que es muy relevante para el mundo actual. Aborda lo que la guerra y las divisiones pueden hacerle a la belleza del amor.”

El productor Steve Starkey espera que la película dé al público la oportunidad de experimentar las arrolladoras narrativas que han sido, paradójicamente, arrolladas y arrinconadas en una época en la que la mayoría de las películas son bien enormes producciones de fantasía y múltiples entregas o dramas de pequeña escala. Al retomar los grandiosos lienzos cinematográficos de la Era Dorada del cine, considera que Zemeckis está incorporando la inmediatez del estilo moderno a la narrativa de grandes épicas de suspense.

“Las personas que no estén acostumbradas al estilo cinematográfico de las películas de los años cuarenta, puede que no hayan visto nunca este tipo de largometraje, que ofrece un gran espectáculo visual con grandes dosis de tensión, pero que también muestra apasionadas y profundas emociones humanas”, dice Starkey. “La película se ha filmado de la manera más moderna y tecnológica, lo que da lugar a una intensa acción. Sin embargo, Brad y Marion también encarnan el tipo de película romántica grandiosa que hace mucho tiempo que no se veía”.

Se trata de la primera incursión de Zemeckis en el territorio de la segunda guerra mundial, y tal y como destaca el productor ejecutivo Patrick McCormick, la película se adentra en una dirección diferente, de mayor tensión psicológica que las batallas que se han adueñado de las pantallas desde hace ya mucho tiempo. Después de todo, el peligro para Max y Marianne va mucho más allá de la lluvia de balas que pueden recibir en sus misiones, o de la lluvia de bombas que asola Londres; también se enfrentan a una amenaza mucho más insidiosa: la verdad oculta.

“Aunque la película se desarrolla ante el impresionante telón de fondo de los diferentes frentes de la segunda guerra mundial, Aliados es una historia de vidas dobles, que resulta arrasadoramente conmovedora en un plano humano”, observa McCormick. “Lo realmente emocionante es que en todas las escenas de la historia, los dos personajes principales de Max y Marianne operan en dos niveles diferentes, lo que se ve y lo que no se ve, y en todas sus acciones reverberan secretos de los que no se puede hablar. Esto aporta un potente y singular sentido subyacente tanto a los elementos de suspense como a la historia de amor, ya que hay un hervidero de tensión y sospechas a punto de estallar bajo ellos justo en el momento en el que la guerra se aproxima a su clímax. 

Paramount Pictures Spain

 

FOTOGRAFÍAS


 

COMENTARIOS


© Copyright 1999-2017, Todos los derechos reservados.
Un website de Tagoror
RSS Feed Alojado por Deranet Hosting

SSL