Con el corazón

La vida con su brillo y sus lucecitas de colores iluminando senderos de mil amores, amores que van y vienen, que se forjan con el tiempo

31.03.2020 | Redacción | Opinión

Por: Sonia Rodríguez Acosta

Coach

La vida con su brillo y sus lucecitas de colores iluminando senderos de mil amores, amores que van y vienen, que se forjan con el tiempo. Tiempo que se detiene cuando su mirada te roza sin querer, un escalofrío te sube por los pies. Aires de magia se asoman para ver, sus ojillos enamorados al atardecer. Un atardecer que se tiñe de azul rojizo donde el sol enamorado da paso a la luna abrigada por la oscuridad, ella brilla sin temor al amor. Un amor a veces dulce, a veces salado, a veces imposible pero ahí está la bendita vida con sus colores decorando corazones.

Miles de corazones en el mundo latiendo sin cesar, buscando el resguardo de aquel que sabe amar. Quizás la vida con su sabio mensaje nos está susurrando al oído más amor por favor. Esta es la energía que mueve al mundo, que lo saca de la guerra para llevarlo a la paz.

Los relatos de la vida hablan de historias, de historias de vida donde se llora, se ríe, se cae y se levanta. Donde la seguridad dejo de ser tal para convertirse en incertidumbre. Una incertidumbre incierta con anhelos y nostalgia, con echar de menos y querer mejor. La vida es una ruleta llena de relatos,, de historias de gente, de gente llena de historia. Esa historia que nos empapa cuando nos toca el corazón. Un corazón que no es de piedra y se pierde y rompe ante los sin sabores de la vida. Una vida que no es fácil pero si maravillosa. De repente una mañana todo cambia te sientes vibrante ante la vida, te asomas a la ventana y ves que de nuevo salió el sol. Un sol dorado que te hace disfrutar para olvidar lo amargo recordando los dulces que la vida te brinda sin esperarlo. Sorpresas de las buenas, llenas de energías contagiosas brindadas por almas hermosas que te hacen creer de nuevo en un bello atardecer.

La vida tiene sus propias vulnerabilidades, pero es ahí donde radica su fortaleza, en ella emplea su fuerza para que el mundo siga girando dando lo mejor de sí. La vida es así, con sus luces y sombras pero llena de momentos mágicos que nos hacen soñar. Soñar con un futuro libre de virus contagioso, donde solo se contagie la alegría de vivir. De vivir intensamente cada instante, de sentir sin pedir permiso. De permitirnos ser como queramos, porque en el mundo no hay nadie como tú y ese es tu súper poder. Los relatos de la vida son pintados con el corazón y sombreados por el alma.

Sonia Rodríguez Acosta

Sonia Rodríguez Acosta

Coach de vida
Coach de procesos emocionales
Coach nutricional
Especialista en gestión de la ansiedad, miedos, fobias, motivación, autoestima y educación emocional.

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.