Desde La Mesa Mota

El Club "Depresivo" Tenerife es un auténtico flan de huevo en defensa y dos nuevos fallos garrafales en la retaguardia le condenaron a una nueva derrota (la tercera consecutiva), esta vez ante el Rayo Vallecano

12.10.2019 | Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

El Club "Depresivo" Tenerife es un auténtico flan de huevo en defensa y dos nuevos fallos garrafales en la retaguardia le condenaron a una nueva derrota (la tercera consecutiva), esta vez ante el Rayo Vallecano (2-1), en un partido jugado en el barrio madrileño en la noche de este viernes.

Los blanquiazules deben tener el récord, esta temporada, de encajar un elevado número de tantos en jugadas de estrategia, a balón parado, de los rivales a los que se han enfrentado, lo que representa un mal endémico que el conjunto blanquiazul viene arrastrando desde hace varios años y que ningún entrenador ha podido o no ha sabido impedir.

Esta vez fue Álex Muñoz el que permitió a los 31 minutos que un central vallecano, Catena, marcara el 1-1, a la salida de un córner solo seis minutos después de que Luis Milla marcase el gol que adelantaba a los visitantes (0-1, m, 25) tras una bonita asistencia de Nahuel Leyva.

En el segundo y definitivo gol local, el portero del equipo isleño, Adrián Ortolá, salió de su área a cazar moscas en otro corner del conjunto de Paco Jémez, fallo que aprovecho el otro central vallecano, Slveljic, para marcar el segundo gol, con el que sentenció el encuentro, porque a partir de ahí los blanquiazules entraron en un estado depresivo notorio y patente, a pesar de los cambios realizados por López Garai, que dio entrada en el campo a Miérez, primero, y a Malbásic y Suso más tarde, que no estuvieron finos.

El entrenador tinerfeñista volvió a sorprender con la alineación inicial, incluyendo en la misma a Sipsic en el centro de la defensa --después de actuaciones anteriores para olvidar-- y colocar en la vanguardia a Jose Naranjo y Nahuel Leyva, en detrimento de Miérez y Malbásic. Algo incomprensible a simple vista, pero sus razones tendrá Garai y en definitiva allá él con su responsabilidad de director técnico de la plantilla.

Lo que sí está claro es que el Tenerife de la actual temporada lucha, corre y tiene iniciativa, pero la línea defensiva es muy endeble y arriba sigue faltando instinto criminal para culminar las jugadas y tener más gol... Este equipo está inducido por un miedo escénico en el "Heliodoro" y fuera vuelven a parecer ciertos fantasmas del pasado, a pesar de que en este encuentro el conjunto blanquiazul contuvo inicialmente al Rayo (que no hizo nada del otro mundo) e incluso se pudo por delante en el marcador, pero...

Y hasta aquí el comentario de hoy, sin entrar en mayores análisis. Creo que no es el momento de ahondar en la herida.

Imagen: CEDIDA | @skaleks

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.