Cultura

Poesía al Cristo de Tacoronte

18.09.2022 | Redacción | Poesía

Por: Julia González Armas

Autora del libro: Versos del Corazón

 

Después de dos años de pandemia,
Este pueblo en estos días,
Se prepara para festejar,
A su Cristo de Dolores y agonía,


Aunque todos lo conocemos,
Como al Cristo de Tacoronte,
Según nos cuenta la historia,
Es ese su verdadero nombre,


Representa a nuestro Señor,
Después de ser crucificado,
Y haber vencido a la muerte,
Humillado y maltratado,
Sangrando todas sus llagas,
Y también por su costado,


Pisando con fuerza a la serpiente,
Que simboliza al pecado,
Y él en ese momento,
Estaba resucitado,
Y está ahora en todas partes,
Como él había anunciado,


Cuidando de todos nosotros,
Siendo nuestra luz y guía,
Ayudándonos a soportar,
Lo malo de nuestra vida,
Y también nos acompaña,
En los momentos de alegría,


En este precioso ricón,
de la isla de Tenerife,
Se le venera con devoción,
Vecinos y peregrinos,
Acuden con gran fervor,
Porque verle les hace felicies,


En la octava de su fiesta,
Siendo ya una tradición,
El pueblo de Güímar se acerca,
Y llenos de mucha emoción,
Con cariño y alegría,
Le sacan en procesión,


Y luego en el hermoso templo,
Que se ha hecho en su honor,
Donde antes era un convento,
Con mucha belleza en el interior,
Con tallas altares y símbolos,
De incalculable valor,


Se postran ante su imagen,
Y le ofreen sus promesas,
O le hacen peticiones,
Y le brindan sus oraciones,
Viéndole a él de cerca,


Y el Cristo con su rostro sereno,
Que se nos graba en la memoria,
A  pesar del sufrimiento,
Lleno de misericordia,
Nos enseña con amor,
El camino hacia la gloria,
 

Que podremos alcanzar,

Si seguimos su enseñanza,

Amándonos como hermanos,

Y poniendo en él nuestra confianza,

 

Aprendiendo a ser tolerantes,

Justos y solidarios,

Ayudando y perdonando,

Regalando amor a díario,

Que para eso él padeció,

Aquel cruel e injusto Calvario,

 

Tacoronte con orgullo,

Cada año en estas fechas,

Conmemora su llegada,

Allá por los años sesenta,

Y llenos de mucha emoción,

Le celebran a él su fiesta,

 

Con preciosos actos religiosos,

Y también actos sociales,

Adornando su templo,

Engalanando plazas y calles,

Viviendo unos días de júbilo,

Recorriendo con él muchos lugares,

 

Porque él es su patrón,

Junto con Santa Catalina,

Y los dos cuidan del pueblo,

Cada uno de los días,

Y a todos sus habitantes.

Les protegen con su amor la vida,

 

Yo quiero pedirle a él,

Que siempre nos guíe a todos,

Por el camino de la fe,

Y nos de su protección,

Y estemos cerca o lejos,

Nos de su bendición

 

Imagen: Stmo. Cristo de Los Dolores de Tacoronte | Javier Gutiérrez