Actualidad

Las carencias administrativas no se solucionan con críticas revanchistas en los medios de comunicación

 

02.08.2019 | Tacoronte

Ayer, 1 de agosto, durante el Pleno Ordinario del Ayuntamiento de Tacoronte, se planteó un reconocimiento extrajudicial de crédito para el pago de diversas facturas pendientes del anterior mandato. Durante el debate, el actual concejal de Hacienda del Equipo de Gobierno municipal, Carlos Medina, del Partido Socialista, aprovechó la ocasión para intentar desacreditar la gestión económica de Coalición Canaria al frente del Consistorio. Lo lamentable es que esas facturas ya se podrían haber pagado hace meses, pues el anterior Grupo de Gobierno, de Coalición Canaria, planteó este reconocimiento extrajudicial de crédito en un pleno anterior. Sin embargo, los partidos de la oposición, que en esos momentos eran mayoría, y ahora conforman el actual Equipo de Gobierno municipal, rechazaron la propuesta. De esta forma, empresas y autónomos, proveedores del Ayuntamiento de Tacoronte, se han visto perjudicados inútilmente. Son las víctimas de la insensibilidad de un nutrido grupo de políticos tacoronteros que comenzaron a gobernar hace ya seis semanas, el 15 de junio, y cuya primera preocupación, y ocupación, fue asegurarse buenos sueldos para todos.

No se justifican en modo alguno las críticas demagógicas del señor Medina, en el Pleno y en los medios de comunicación, contra nuestra labor. Los titulares revanchistas del concejal de Hacienda no pueden borrar de la memoria de los vecinos y vecinas el amargo recuerdo de la gestión realizada por el último gobierno socialista de Tacoronte, que dejó una deuda de 30 millones de euros, con gravísimas consecuencias. Una situación diametralmente diferente a la suculenta herencia que Coalición Canaria ha dejado a los actuales gobernantes, con más de 35 millones de euros de saldo positivo en las arcas municipales.

Causas de los retrasos en los pagos de facturas

Recordamos que a principios de 2018, el periodo medio de pago en el Ayuntamiento de Tacoronte era de 1,6 días. Pero con la llegada de una nueva interventora interina en enero del año pasado y la entrada en vigor de la nueva Ley de Contratos, ese periodo medio empezó a aumentar, hasta llegar a los 70 días. Dato que se agravó a partir del verano pasado, con la dimisión de la citada interventora interina y por las grandes dificultades existentes para cubrir las plazas de funcionarios con categoría de Habilitados Nacionales.

En España hay vacantes miles de plazas de funcionarios Habilitados Nacionales, unas figuras fundamentales en la administración, que cubren los puestos de Secretario, Interventor y Tesorero. El Ayuntamiento de Tacoronte cuenta con una Secretaria General compartida con El Sauzal; una Interventora, que es la jurista del Ayuntamiento, y una administrativa que ejerce temporalmente de Tesorera. Ha sido la dejación del Ejecutivo estatal la que ha llevado a la actual situación en nuestro Ayuntamiento. El problema no existiría si el Gobierno del España, actualmente en manos del PSOE, hubiese sacado oposiciones para cubrir estos puestos funcionariales.

Por otra parte, a las carencias comentadas hay que sumar que la técnico de Contratación de nuestro Ayuntamiento está colapsada, debido a que la nueva Ley de Contratos obliga a utilizar una Plataforma Informática para las Mesas de Contratación, de ámbito estatal, que es una fuente constante de problemas. Y el técnico de Intervención tiene que asumir el trabajo que antes hacía la actual Interventora, lo que motiva más retrasos en la elaboración de los preceptivos informes de las facturas.

Lo cierto es que, con todas estas circunstancias, los expedientes se van retrasando y con ello los pagos, con el consiguiente enfado de los empresarios y autónomos afectados. Las facturas pendientes de algún informe preceptivo a 30 de diciembre de 2018, o que fueron presentadas en las últimas semanas del año pasado, son las que se tuvieron que llevar ayer a Pleno, para autorizar su abono. Un trámite propio del funcionamiento de las administraciones. Nada más.

Por todo esto, el señor Medina, como actual concejal de Hacienda, debería ponerse a trabajar para lograr que sus compañeros de partido, en el Gobierno de España, solucionen el grave problema de la falta de funcionarios con categoría de Habilitados Nacionales, y, de paso, también mejoren el funcionamiento de la Plataforma Informática de las Mesas de Contratación.

Imagen: Álvaro Dávila, portavoz del grupo de CC-PNC en el Ayuntamiento de Tacoronte